jueves, 17 de diciembre de 2009

Ya vienen los Reyes Magos...

Deseo a todas las personas que leen este rincón, dulce y salado a la vez, unas Felices Fiestas y un Año Nuevo colmado de energía positiva.
Me gustaría que la Navidad fuese algo más que una época del año, sería mejor que la convirtiéramos en sentimiento, de esa forma nos llenaríamos de buenos propósitos, paz y armonía todo el año.
Un beso

martes, 24 de noviembre de 2009

Pintando un sueño

Lienzo grande,
tiene que caber todo lo que quiero,
pinceles de todos los tamaños,
para pintar lo menos malo y lo más bueno.

Caballete alto, bajo, ancho y estrecho,
en fin, acorde al lienzo.
Colores primarios, secundarios e intermedios,
sin olvidar el blanco y el negro.

Era el primer sueño que pintaba,
esbocé una y otra vez hasta encontrar lo que soñaba.
Desperté varias veces, pero dormida quedaba
para realizar esa quimera que necesitaba.

¿Qué pinto primero?,
¿la realidad o el sueño?
Empezaré por el sueño,
quiero que se cumpla lo que siento.

Rojo para las sonrisas,
para el pañuelo que tan bien te queda,
para el manto bordado en seda
y para la sangre en primavera.

Azul para ti.
Te pinto del color de la pureza,
del conocimiento y de la inteligencia,
de la ebria melancolía y de la dura tristeza.

Amarillo sol,
de los campos de mi tierra,
de la playa desierta
y del oro de tu cabeza.

Naranja intenso,
para el fuego que quema,
para la llama que arde,
para teñir nuestra hoguera.

Verde esperanza,
la que nunca se pierde,
la que nunca se encuentra
cuando no se sueña.

Violeta, el mío.
El que pinta mis letras,
El que sueña conmigo.
El que me acompaña despierta.

martes, 10 de noviembre de 2009

Levantose

                                                Foto: Clemente Oliveros Mejías


Levantose una mañana gris y descubrió que ya no tenía cabida. No tenía razón alguna para su existencia. Después de muchos años deambulando por el camino oscuro, decidió tomar su maleta y marcharse. Maleta que nunca deshizo. La trajo colmada de miedos, rechazos, dudas e indecisiones y al abrirla por última vez comprobó que todo el equipaje iba de vuelta, todo estaba en orden, no se dejaba nada. Ella no había permitido que dejara sobre la cama ni una sola de sus tardes.

Intentó una y otra vez quedarse, dormir junto a ella, beber sus lágrimas y enredar su pelo.
Insistió en, más de una ocasión, que le brindase otra oportunidad; tiñéndose de colores dulces pretendía ocultar sus amargas intenciones.
Reclamó el finiquito de soledad que tanto ejerció, solicitó un día más para sembrar la plaga que le había quedado en las alforjas.
Suplicó de rodillas que no lo despidiera, necesitaba de su tristeza para seguir viviendo.

Ese mismo día, su fiel compañera, tomo unas tijeras y recortando el asiento de la vieja silla puso punto y final a una larga historia.
No volvería a sentarse en aquel lugar, no pasaría ni un segundo más con ella, no volvería a ver un amanecer gris por la ventana, ni la acompañaría en ese tren. Cruzaría el lago sin prisa y con pausas, todas las que quiera.

Café con azúcar, por favor, talla L que quiero estar cómoda. Pelo suelto y despeinado, zapatos grandes para que el camino no se quede corto, acordes desafinados y cuerdas de repuesto, maleta vacía para llenarla de sueños, mente en blanco para empezar desde cero, recuerdos futuros y presentes inciertos, temor ¿qué temor? Ah!!! Se marchó, no encajaba en mi vida.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Me gustaría irme con ellos cuando toque...

                                         Foto: María Lourdes Auyeros


Aquí yacen los tarados,
¿locos?, ¿cuerdos?... desquiciados.
Emigrantes de la ira,
los que quisieron comer
todas las frutas prohibidas,
los que jamás comprendieron
dónde llevaba la prisa,
los que nunca adormecieron
ni su llanto, ni su risa,
los que brindaron su mano
sin pedir una franquicia,
los que amaron sus amores
aún sin besos ni caricias.


Este epitafio llego a mis manos a través de mi amigo Ramón. No tiene desperdicio alguno, cuando me marche me gustaría irme con esos locos, cuerdos, desquiciados...

viernes, 16 de octubre de 2009

¿Detrás o delante?

                                         Foto: Clemente Oliveros Mejías

 
Te ves ahí, dependiendo del objetivo,
¿el estar, el vivir, el sentir?,
¿no es suficiente motivo?

¿Detrás de qué?, ¿elegiste tú el lugar?
Siendo errante de alambique,
sin saber dónde embarcar.

¿Delante?,no es tu forma de actuar.
Eterna acompañante, sin ambición de destacar,
pero dueña del talante.

¿Sola o acompañada?
Espigas, tierra y sol…
detrás de la alambrada.

martes, 6 de octubre de 2009

5 de octubre, Navidad!!

No, no me he equivocado, cuando aún no ha llegado el otoño, en mi casa hemos puesto el Belén. El nacimiento de una preciosa niña nos ha llenado de ilusiones y el corazón nos reboza de amor para darle.
Ayer tarde, la llamada de un padre ilusionado me renovó el alma, -ha nacido mi hija, es tan grande que en vez de Clara tendremos que decirle Doña Clara-. Me quedé riendo un rato, después de escuchar el tono de voz más feliz del mundo, y me dije, será grande en todos los sentidos, no me cabe la menor duda.


Desde que me dieron la tan agradable noticia de que sería tía, no he parado de imaginar su cara, de querer abrazarla, de regalarle cariño, pero ayer al verla, y casi sin poder explicar lo que sentí, una gran emoción me acompañó y descubrí un cúmulo de sensaciones que jamás había sentido, era ella, esa que me ha tenido nerviosa los nueve meses que se ha pasado en el dulce vientre de su madre.


Cariño, si antes te quería y no sabía como eras, ahora que te conozco no te puedes imaginar cuanto puedo llegar a quererte. Tengo que confesarte que la sonrisa desde ayer no se me ha desdibujado de la cara, es imposible, sólo recordarte me llena de felicidad.


Gracias cielo, tu compañía nos dará un ejemplo de amor diario.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Conversación nocturna

Pasaban las diez y media de la noche cuando Lucía, agotada de la dura jornada del lunes, decidió tumbarse en la cama y dormir placidamente hasta que el inseparable amigo el despertador sonara a las seis y cuarto, hora muy desagradable de levantarse aunque te acostaras a las ocho de la tarde.

- Buenas noches cariño ¿qué tal el día?
- Pues como siempre, en el lado derecho.
- Ya, eso lo sé, pero yo digo de trabajo y cansancio.
- Regular, vamos por no decir fatal, si recuerdas bien nos hemos pasado todo el fin de semana de un lado para otro sin descansar, yo no podía más.
- Ya, pero tocaba mujer, y tú sabes que cuando empieza no hay quien la pare.
- Claro, no lo dudo y por si fuera poco en tacones todo el tiempo, casi ná.
- Anda vente conmigo que te voy a dar mimitos, que ya veras como te relajas y descansas hasta que empiece la nueva jornada.
- Ay!!!, no sé que haría sin ti, tus roces son suaves masajes que me llenan de calma.
- Sí, si, pero cuando tenemos visita bien que te pegas al otro.
- Debes de comprender que los dos hacemos lo mismo, buscamos el calor ajeno para reconfortarnos.
- Llevas razón, hacemos lo mismo, nos volvemos locos cuando alguien entra en nuestra cama, tenemos fiesta y masajes compartidos, por cierto, ¿desde cuándo no tenemos compañía?
- Hace tiempo ya, la verdad es que ni me acuerdo de esos momentos, vamos que si dependiera de nosotros la cosa cambiaría, y mucho!!
- Eso segurísimo, andaríamos lo que hiciese falta para tener caricias al final del día.
- Todo llega izquierdo, he oído algunas conversaciones, aunque por la distancia me cuesta, y todo apunta a que sea ese el objetivo a conseguir. Sueña con tener cada noche a esa persona en su cama y claro, a nosotros nos alegraría la vida.
- Espero que no tarde, aunque estamos juntos cada noche necesitamos compañía para dormir mejor.
- Tengamos paciencia, seguro que en poco tiempo esta mujer nos regala dulces sueños.
- Hasta mañana cariño, relaja tus uñitas.
- Descansa cielo, tu planta lo agradecerá.

(Retales de aburrimiento)

viernes, 11 de septiembre de 2009

Muda, sorda y ciega

Existen tres figuras en el templo de Tosho-gu en Nikko (Japón), talladas en el siglo XVII, que representan a los tres monos sabios, el que no oye se llama Kikazaru, el que no habla, Iwazaru y el que no ve Mizaru. Representan una máxima budista que dice: “No escuches maldades, no digas maldades y no veas maldades”. Son tres de las reglas de oro a seguir para alcanzar la sabiduría.


Cuando descubrí la imagen me quedé un buen rato pensando, la miraba una y otra vez, y aunque resulta un poco graciosa, me dejó fascinada.
En principio interpreté un poco de desentendimiento, de individualismo, no sé, por unos instantes pensé que ser ciegos ante problemas obvios, sordos ante las lamentaciones de un pueblo y mudos para no corregir graves errores que se cometen, era un acto verdaderamente triste, cobarde, vacío de contenido y falto de humanidad, pero seguidamente cambié de dirección y me incliné por otro pensamiento.


No considero que esas tres figuras asemejen el pasotismo, si no todo lo contrario, reflejan la fórmula mágica para que todas las personas podamos ser mejores y llevar una convivencia más sana, sin envidias ni rumores y sin tantos dolores de cabeza por circunstancias ajenas.


Tenemos que aplicarnos la regla de “no creas todo lo que te dicen, no digas todo lo que sepas, y si no estas seguro menos todavía, y no mires lo que no debas”. Creo que ya está bien de tanta blasfemia y de tanto mal.


lunes, 7 de septiembre de 2009

La piel del alma

¿Qué te envuelve alma?,
¿de qué te hicieron?,
¿visible o invisible?,
¿fuerte o débil?

El abrazo te conmueve,
el beso te apasiona,
la caricia te impresiona
y la desgracia te descompone.

¿Dónde vives?,
¿estás en todos los cuerpos?,
¿hay gente sin alma?
y, ¿alma sin gente?

Me dueles, ¿eres tú o soy yo?
te desnudas sin pedírtelo,
te entristeces sin razón y con ella,
te ríes ante la sonrisa del payaso
y la nostalgia se adueña de tu vacío.

Tu piel, alma, tu piel,
fuerte y débil a la vez,
se endurece con los años,
pero nunca dejas de crecer.

viernes, 14 de agosto de 2009

"Persiguiendo un sueño"

Como cada noche, antes de irse a dormir, volvía a mirar por la pequeña ventana de madera que la llevaba hacia el exterior. Observaba detenidamente cada una de las luces que colgaban del manto eterno o, en su caso, aquellos paños grises que cubrían el infinito anunciando caídas de lágrimas de algún que otro ángel triste.

La suave y cálida brisa recorría cada poro de su piel, era una caricia constante de manos invisibles que llenaban de ternura el momento mágico del anochecer.
Todo era digno de admiración, lámparas naturales, aire artesano y en más de una ocasión era sorprendida por una bandada de aves que le daban las buenas noches y un hasta pronto cuando emprendían el camino de vuelta hacia tierras extrañas. Parecían cometas brillantes unidas por el mismo hilo que en tiempos de estío emigraban con deseos de volver.

Era un ritual que se repetía una y otra vez al llegar el ocaso del día, saboreaba de esa manera la tranquilidad del silencio y se envolvía en las penumbras del azabache cielo.

Una vez colmada sus ansias de libertad se tumbó reposadamente sobre la cama, cerró los ojos de forma pausada y empezó a recordar todo lo acontecido a lo largo de la jornada; desde el soniquete del viejo despertador, al alba, hasta la intensa ducha antes de perseguir el sueño, cosa que últimamente le costaba.
Sus pestañas se balancearon una y otra vez, pero a medida que pasaron los segundos ese movimiento se hizo más y más pesado y mucho más lento, hasta que de forma inesperada el párpado superior quedó reposado sobre su fiel amigo.

No habían pasado treinta minutos, cuando un mal sueño la hizo despertar de forma repentina, su corazón perdió el ritmo de la calma y el pulso bailó al son de los nervios. Un sudor frío surcó toda su frente y su cuerpo excitado salió de la cama a toda prisa para dirigirse al viejo desván, lugar donde guardaba su bien más preciado.

La habitación se encontraba al final de un largo pasillo desembocando en el primero de los veintiocho peldaños que, de forma serpenteante, componían la escalinata de mármol. Casi sin encender la luz y medio desnuda, se dispuso escalera abajo saltando los escalones de dos en dos, no había tiempo que perder, algo le decía que aquello que cuidaba como “oro en paño” corría peligro.

Haciendo un poco de fuerza abrió la puerta, deformada por la humedad, hasta meterse dentro de forma brusca. Encendió la tenue luz que llenaba de protagonismo a las sombras, y buscó entre baúles, trastos, cachivaches y cacharros aquella humilde caja de cartón que protegía, envuelta en paños de algodón, desde su niñez. La tenía desde que unos parientes lejanos, en una de sus usuales visitas, la trajeron llena de galletas y chocolateados bombones, recubiertos de papeles de colores asemejándose a una acuarela. Por fuera mosaicos azules y blancos pintaban todo el cartón, ya desgastados por el paso de los años, pero seguía conservando la misma esencia que le atrajo desde el primer momento.

Su corazón latió fuerte. Tomó la caja entre sus brazos con miles de cuidados y muy despacio se dirigió hacia la ventana principal de la fachada, abrió los grandes portones y se sentó en el suelo.
Sus piernas, separadas por el barrote central del antiguo balcón, se mecían sobre el vacío y de vez en cuando cruzaba los pies, de forma que el roce de uno con otro apartara de su mente la soledad en la que estaba sumergida.

Su comportamiento era el mismo que el de una niña pequeña, pero esta vez las ilusiones no llenaban aquel pequeño recipiente ni la inocencia formaba parte de aquellos redondos ojos acaramelados cuando lanzaban la vista al infinito.

Desde su encuentro con aquella caja de cartón, Isabel había decidido guardar cosas que consideraba importantes. Coleccionaba sonrisas, inocencia y amor, todo gesto de cariño lo almacenaba de forma especial.
Cada vez que se sentía mal, enfadada o triste, abría aquella caja, respiraba profundo y cerrando los ojos su estado de ánimo cambiaba.
No había nadie que la entendiera mejor, la sociedad que la rodeaba estaba llena de incomprensión, odios y envidias, y eso la llevó a depositar en aquel imaginario cajón de sueños todo lo mejor que iba recibiendo.

La pesadilla que la hizo despertar, la llenó de temores y vulnerabilidad. Soñó que le robaban todo lo que, con tanto cariño, había guardado a lo largo de los años. No podía soportar la idea de un corazón sin sueños, de una mente sin aspiraciones y de una vida sin contenido. No encontraba la niña inconformista, con carácter y fuerte de espíritu que siempre fue.

Despertó llorando, el sueño que desde siempre persiguió no aparecía en su vida, no se identificaba con aquella persona que sentada en el andén de la vía veía la vida pasar.
(Relato presentado en el I Encuentro Literario Internacional "Letras de la Posada")

miércoles, 29 de julio de 2009

No te digo yo...

Si es que todo no sirve para todo, con la cantidad de interruptores que hay en el mercado ¿por qué nos empeñamos en tener lo que nadie tiene?. Podemos ser originales, pero se puede correr el riesgo de que al final no quede como debiere o pueda parecer algo extraño, no se…

Pero vamos que eso pasa con todo, esa imagen es sólo un ejemplo de la cantidad de rarezas que nos vamos encontrando. No tenemos término medio, tenemos que destacar en cosas que sólo sirven para lo que sirven, en fin, que las personas raras catalogadas como tal quizás seamos menos que las que no tienen tal calificativo.

Encenderemos la luz divina..., todo sea para que los iluminados sigan inventando.

sábado, 18 de julio de 2009

19 de julio


Justo cuando faltan 165 días para terminar el año vuelvo a celebrar el acontecimiento que hace 28 años me regaló una vida. Me dieron la oportunidad de conocer el mundo fuera del dulce vientre, lugar donde mi madre me acarició durante nueve meses para que la niña que llevaba dentro naciera fuerte y sana.

Han pasado los años y te vas dando cuenta de que quien tiene que recibir las felicitaciones es ella, MI MADRE. Es ella la que puso todo el cariño del mundo, es ella la que me parió, la que me alimentó, la que me enseñó el amor, la que siempre ha estado a mi lado, la que nunca deja de sonreír, la de las buenas acciones, la prudente, la paciente, para mí, LA MEJOR DEL MUNDO.
Me siento afortunada de haber tenido tan maravillosa progenitora, me educó desde la humildad y me enseñó que en esta vida no hay que tener rencor.

Gracias mamá por hacerme aquel regalo que con esmero cuido cada día. Espero poder darte las gracias muchos años más y felicitarte por haber sido dadora de vida y ejemplo de madre.

Un beso.

lunes, 29 de junio de 2009

Iº Encuentro Literario "Letras de la Posada"



•EL PRÓXIMO DÍA 8 DE AGOSTO (SÁBADO), TENDRÁ LUGAR EN EL HOTEL LA POSADA, DE LA LOCALIDAD SEVILLANA DE MONTELLANO. EL PRIMER ENCUENTRO LITERARIO INTERNACIONAL “LETRAS DE LA POSADA”


•TODOS LOS ESCRITORES INTERESADOS EN EXPONER SUS POEMAS, MICRORELATOS O RELATO BREVES (NO SUPERIOR A DOS PÁGINAS). PODRÁN PONERSE EN CONTACTO A TRAVES DEL CORREO salmorelli@hotmail.com. PARA SU INSCRIPCIÓN O PARA ACLARAR LAS DUDAS.

TENDRÁN LA OCASIÓN DE EXPONER SUS OBRAS, INSITU O BIEN REMITIENDO UN VÍDEO CON LA GRABACIÓN DE SU OBRA PARA QUE SE PROYECTE EN EL TRANSCURSO DEL ENCUENTRO.


•COLABORAN LA FAMILIA LITERARIA DE BLOGEROS, HOTEL LA POSADA DE MONTELLANO Y AYUNTAMIENTO DE MONTELLANO.

•¡ANÍMATE Y COMPARTE TU IMAGINACIÓN Y CREATIVIDAD!

jueves, 25 de junio de 2009

Un favor

¿Me haces un favor?, sonríe.
Ilumina esa cara,
no dejes que se desdibuje la comisura de tus labios.

¿Me haces un favor?, sonríe.
Haz brillar la pupila de tus ojos,
no permitas que nadie borre tu sonrisa.

¿Me haces un favor?, sonríe.
Colma de felicidad tu corazón,
no caigas en la crueldad de la envidia.

¿Me haces un favor?, sonríe
Llena de vida cada segundo,
no cambies tus ilusiones por desganas.

¿Me haces un favor?,
Regálame esa última lágrima
y disfrutemos con tus sonrisas.

miércoles, 10 de junio de 2009

Abrazo eterno

“Morir de amor”, “muerto por tus huesos”, dos de las muchas expresiones que pueden resultar un poco exageradas.
Después de mirar y mirar esta imagen no creo que una persona se exceda al expresar de esa manera sus sentimientos. Estos amantes llevan 5.000 años abrazados, con sus rostros enfrentados y los brazos y piernas entrecruzadas.
No existen horas que los separen, el minutero fiel aliado engaña al tiempo y prolonga eternamente el mejor gesto de cariño, no hay prisas por terminar, no tienen planes más importantes que el de regalarse amor mutuamente saltándose los ciclos biológicos.
En el amor es todo subjetivo, no hay reglas, ni medidas, ni leyes que determinen hasta cuando hay que amar y cuanto es mucho o poco en este arriesgado juego. Cada persona elige su propio patrón, el molde que encaja con su perfil, la pieza de su puzzle, la compañía de sus largas tardes y el calor de sus frías noches.
Ellos vivirán eternamente en el calor de este abrazo infinito…

jueves, 28 de mayo de 2009

Sueño de costales

Como ya hice referencia en el blog cofrade de mi pueblo, en palabras de la novelista francesa Simone de Beauvoir “una no nace, sino que se convierte en mujer”. Que una mujer decida, además, llegar a ser costalera, básicamente, no debe suponer sino una doble afirmación de un carácter y un fervor religioso expresados a través del sacrificio personal e incluso del sufrimiento físico. Exactamente, por los mismos motivos que un hombre llega a ser costalero, digo yo. No creo que ni una cosa ni la otra sean características exclusivas de ningún sexo en concreto.
Todo está consumado, ayer realizamos el último ensayo para que el sábado ese trabajo en equipo realizado durante largas tardes recoja el fruto deseado, pasear a Nuestra Señora de Fátima por las bonitas calles de Montellano.

Después de tres años vuelvo a soñar, vuelvo a recordar aquellos nervios e ilusión, hacer algo que nunca antes había ni imagino, salir de costalera. ¿Seríamos capaces de llevar a cabo la labor encomendada?, ¿tendríamos la fuerza suficiente de llevar el paso?, ¿cómo se anda?, ¿el costal cómo se hace?, “derecha alante-izquierda atrás” ¿cómo?,…ufff, menudo encargo.

Reconozco que después de ese tiempo algunos costales salen regular, se hacen una y otra vez, nos quejamos del peso, los capataces han obtenido el Doctorado de la Paciencia, pero eso son minúsculos (utilizando el vocablo de mi segundo hermano, Jesús) acontecimientos que darán lugar al gran día.

Son casi cuarenta los corazones que latirán al unísono de las campanillas que susurran el tintineo a la Virgen, las cinturas ya están preparadas para dar el mejor de los movimientos, la pereza ¿qué es eso?, costales de colores para pintar las trabajaderas, capataz y contraguías marcarán el camino trazado y todo un pueblo engalanado para arropar el gran acontecimiento.

jueves, 21 de mayo de 2009

¿Por qué?


y…¿por qué no?. Si en el fondo te da igual, no cambia tu vida, no te beneficia ni te perjudica, no te da riquezas, no te hace reír ni llorar, no eres más ni menos, entonces ¿por qué?, ¿quién eres tú?, ¿te has mirado?, ¿has reconocido tus carencias?, ¿eres consciente de tu hipocresía?, ¿de qué te avergüenzas?
Ah!! ya entiendo, es por nada, la palabra ausente, hablar por hablar, pero hablar de ¿qué?. Me parece que sigo sin entender, no entiendo tu interés. Tus comentarios carecen de contenido, tus mentiras son frutos de tu envidia, tus opiniones no tienen cabida, tus palabras salen antes de tu boca que tus pensamientos de tu cabeza.
¿Qué quieres? nada, ¿verdad? otra vez ese término vacío. Pues sinceramente estás perdiendo el tiempo, te detienes en el espejo de otra persona y ese no te pertenece.
Por mucho que lo intentes nunca te verás reflejado, no es tu realidad, no es tu vida, no es tu camino.
Deja de ser ignorante, deja de esconderte detrás de la sombra ajena, deja de hacer leña del árbol caído, quítate el tupido velo que te ciega, calla la risa malvada que no te hace reír, enmudece lo que no te pertenece, sumérgete en el silencio y colma tu corazón de buenos propósitos.

Perdón por darte esos consejos sin pedírmelos, lo hago por si quieres ser un poco más feliz y de paso haces más feliz a las personas que realmente quieren serlo sin necesidad de tus palabras.

miércoles, 15 de abril de 2009

¿Beber o degustar?


Caía la tarde y las sombras de las pequeñas y grandes casas empezaban a inundar de claroscuro el pueblo encantado donde vivía Sofía. Bajaba la pronunciada cuesta, empedrada y céntrica, que la conducía hasta la cafetería de su siempre amigo Julián.
Caminando plácidamente y degustando cada uno de los segundos que pasaban sobre ella, no estaba dispuesta a malgastar su preciado reloj de la vida. Saboreaba el momento como si de una buena copa de vino se tratase, bebiendo sorbitos intensos del licor que año tras año había logrado cosechar.

-Buenas tardes Julián, ¿cómo te ha ido la jornada?
-Pues, ya sabes, el día tiene ciertas horas en las que estás a tope y otras horas en las que te da tiempo a recoger un poco, pero bien, la verdad es que no puedo quejarme. Trabajo y más trabajo.
-Oye!! ¿has visto el anuncio de la Coca-Cola?, menudo mensaje el que da Josep a Aitana. Me dejó fascinada la cantidad de verdades que se dice en tan corto espacio de tiempo.
-Lo vi, pero sinceramente no le presté atención, mí día a día no da tregua a detenerme en anuncios ni mensajes, no tengo tiempo ni de escuchar el silencio, vamos que podríamos decir que me bebo el tiempo.
-Julián, hay que saber degustar el tiempo, no merece la pena beber sin saber a que sabe lo que estás bebiendo. El reloj en el que estamos encuadrados de un momento a otro puede dejar de funcionar y en ese preciso instante se termina el tiempo que teníamos concedido desde que naciéramos hasta el momento del ocaso.
Mi consejo, viejo amigo, es que disfrutes de esos momentos con las personas que te rodean y te quieren, que saques partido a todo lo que te hace feliz y exprimas al máximo la cuenta atrás que empezaste hace algunos años. Y como dijera Josep a Aitana “No te entretengas en tonterías que las hay y vete a buscar lo que te haga feliz que el tiempo corre muy deprisa”.

Seamos unos privilegiados del tiempo, degustémoslo en vez de bebérnoslo.

martes, 7 de abril de 2009

Cera quemada


Otro Lunes Santo, todo pasa y todo llega o viceversa. Ya quemé la cera que me concedieron para alumbrarte en tu traslado al sepulcro, ya recorrí las callejuelas de Sevilla abriéndote paso entre la muchedumbre, ya desaté el cíngulo y desabroché la túnica que me puse para llenar de luto cada rincón de esta tierra mariana, ya recé por los intolerantes y los hipócritas, ya pedí por los humildes y los corazones buenos, ya terminé mi estación de penitencia, pasó y amaneció un nuevo día. Un día lleno de color y aroma a incienso para que otros hermanos te acompañen en tu caminar, en tu agonía y en tu muerte, con otras túnicas diferentes, con itinerarios distintos y flores nuevas, pero quemarán esa cera que te ilumina el rostro, asemejando las lágrimas de tu pueblo, pueblo indignado por la incomprensión de aquellos que te juzgaron injustamente.


Lloramos por las injusticias de aquel tiempo, pero no por las de ahora, resulta curioso derramar lágrimas por lo acontecido hace casi dos mil años, ese no es el camino. Hay que demostrar el Cristianismo caminando para que no se vuelva a repetir esa dura muerte, que nadie muera por las injusticias, lloremos si hiciese falta para salvar a ese Jesús que un día expiró por ser incomprendido.
Incomprensión, esa es la palabra, después de muchos años no ha desaparecido, son demasiados los que siguen sin saber el verdadero mensaje. Sigue latente esa palabra dudosa, la que no sabe diferenciar la verdad de la mentira, lo bueno de lo malo o simplemente lo material de lo humano.


AMOR, la única misión encomendada, ni más ni menos. Es una palabra mágica, con ella todo se alcanza, no busquemos grandes milagros en baúles deteriorados, no quememos cera quemada, no.
Renovemos cada día las vestiduras del alma, empecemos a regalar cariño, sonrisas y ternura, dejemos colgado en le armario el odio, la envidia y la maldad.
Encendamos un cirio nuevo cada mañana y andemos el camino más corto, el que te llena de felicidad, el que te acaricia el corazón, el del AMOR.

viernes, 3 de abril de 2009

Herencia

Dolores, con descendencia latina, cuyo significado nos viene a decir, “sufrir, la que sufre, sufriente”.
Nombre con el que me bautizaron, hace ya 27 años, en honor a, la que poco más tarde se convertiría en mi segunda madre, mi abuela.
Bendita herencia, llevar el nombre de tan admirada persona me llena de orgullo, puede ser un nombre triste o penoso, pero es el legado que me hace grande.
Soy heredera del nombre que tantas veces la describió en el sentido propio del la palabra, mujer que desde temprana edad tendría que forjar su inmenso corazón a golpe de sufrimientos.
Viernes “de Dolores”, hoy es nuestro santo, es el primero que pasaré sin ese primer beso de felicitación que me dabas al despertar, hoy me sentiré huérfana de tu olor a gloria, hoy miraré al balcón celeste buscando tu sonrisa, hoy cerraré los ojos y sentiré tus manos, hoy el azahar de los naranjos perfuman el camino que me lleva hasta a ti, hoy…

Quiero felicitarte y enviarte un ramo de esos besos que guardo para ti.

Te quiero

viernes, 27 de marzo de 2009

Vale equivocarse...


No nos equivoquemos que cada persona es fiel espejo de lo que ha sido antes, las experiencias son todas válidas para actuar de una forma u otra.

No dejamos de nacer, de descubrir comportamientos nuevos, de aprender de las circunstancias. Esto nos lleva a la continua transformación a la que estamos sometidos, no paramos de moldearnos, de equivocarnos una y otra vez, para de nuevo salir a flote.


Me gustaría compartir con vosotros las siguientes líneas;


"Si para recobrar lo recobrado
debí perder primero lo perdido
si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado,

si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido,
tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
por lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado".

Francisco Luis Bernárdez

viernes, 20 de marzo de 2009

Te espero


¿Estás?, no sé si te fuiste o no, te siento cerca.
La distancia, ¿qué es la distancia?, ¿me lo explicas?
cierro los ojos y te siento, los abro y te veo,
sonrío y estás ahí, lloro y secas mis lágrimas.
¿De verdad te fuiste?
Cumples tu sueño, el mío.
Comprobaste que los sueños se consiguen con los ojos abiertos.
Llegó ese día donde la impaciencia se convirtió en presente,
llegó el momento de soñar, ahora sí, disfruta de la ilusión,
vive cada instante saboreando el aroma del camino andado.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Crisis ¿buena o mala?


Ha llegado a mis manos un artículo de Albert Einstein sobre la crisis que dice lo siguiente:



" No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera así mismo sin quedar "superado".


Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.


Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.


Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla."


¿Qué opináis?...

lunes, 16 de marzo de 2009

Ausencia de soberbia


Es lo mejor que te puede faltar. Las personas que carecen de dicho término no saben ni la suerte que corren.
De nada sirve, visto y comprobado. Esa palabreja rellena de maldad y cubierta de ira no te llevan a ninguna parte, o ¿alguien es capaz de ponerme un sólo ejemplo de alguna persona que por su soberbia haya alcanzado la meta planteada de forma natural?

Aquellos que consiguen no adquirirla en su vida y rechazarla en todo momento son felices con poco y lo poco se convierte en mucho. No hay que tener un gran imperio para sentirse rey, simplemente hay que sentirse grande de alma y todo lo que te rodea se convertirá en un imperio.

Esas personas que no poseen orgullo, vanidad ni impertinencia son las denominadas humildes, sencillas, pacientes, modestas, y un largo etcétera de sinónimos del vocablo tan maravilloso HUMILDAD.

La humildad es una escasa virtud al alcance de todos. Es virtud sublime que se predica, pero no se practica. Mientras el orgullo nos separa a las personas, la humildad nos une.

Humildad no significa desvalorización. Tomar conciencia de las capacidades propias es compatible con la humildad. La persona humilde sabe que nunca ha hecho lo suficiente y siente la responsabilidad de hacer más, y por ende de superarse. La vanidad es un desesperado intento de escapar de una percepción de inferioridad o de vacuidad.

Quien aprende a ser humilde, logra una vida feliz. Con humildad se desarrolla la capacidad de admitir los errores, y la crítica se entiende como un cauce de crecimiento. Con humildad es fácil perdonar y apreciar lo que tenemos, tomando conciencia de que todo es un regalo.
La vida es una larga lección de humildad,…

jueves, 19 de febrero de 2009

...luto









Quebranto en la noche triste,
asesino de escrúpulo ausente,
veneno en corazón conseguiste
convirtiendo al pueblo en doliente.

Cabeza de odio sembrada,
alma pobre y abandonada,
discípulos te sobraban
cuando tus manos de sangre manchabas.

Luto por Sevilla corre,
a duelo lloran las campanas.
Tu corazón la celda encierre,
y te despidas para siempre del mañana.

martes, 17 de febrero de 2009

Pisando charcos


Sumergida en mil cosas diferentes, caminando día a día y pisando escenarios distintos, hoy me paro de repente y analizo de qué se componen mis pisadas, ¿qué ensució mis zapatos?, ¿qué refrescó mis pies?, ¿qué me hizo resbalar?, ¿qué me ayudó a caminar más deprisa?, ¿qué me hizo tropezar?, ¿qué me hizo moverme al son de una dulce melodía?, ¿qué?.
Si siempre camino de la misma forma y asegurando, en la medida de lo posible, cada paso. ¿Cuál es la explicación de sentir pisadas tan contrarias?
De repente, siento un fuerte golpe que me hace tambalearme, casi me cae de boca, pero sigo hacia delante, no puedo pararme ahora, y detrás de aquella luz, esa que no nos deja ver bien del todo, encuentro una mano que, sin pensarlo dos veces, me agarra fuerte y evita mi caída. ¿Por qué lo hicieron?, ¿por qué usted me golpea?, ¿por qué usted decide ayudarme?, a caso, ¿no soy la misma persona?
A veces caminas por charcos de lodo, lugar pegajoso donde se encuentran aquellos seres que llenaron sus ojos de fango para no ver nada más que la oscuridad, de tal manera que tienen un músculo muy desarrollado, la lengua, es lo único que les interesa. Hablar, criticar, ofender, provocar, etc. Pobres seres, nunca sabrán disfrutar de un nuevo amanecer, no miran hacia la luz.
Otras veces caminas y parece que lo haces sobre el mejor tapiz y con los zapatos más cómodos, las puertas se van abriendo y un aire fresco y agradable recorre cada poro de tu piel. Eso son los charcos de agua, pequeños estanques donde se almacenan las gotas más limpias y puras que el cielo nos regala. Es en este lugar donde viven de forma armoniosa los seres que sólo tienen ojos para ver lo bueno. No ensucian sus miradas de envidias ni calumnias.

¿Por dónde decides caminar?