miércoles, 10 de junio de 2009

Abrazo eterno

“Morir de amor”, “muerto por tus huesos”, dos de las muchas expresiones que pueden resultar un poco exageradas.
Después de mirar y mirar esta imagen no creo que una persona se exceda al expresar de esa manera sus sentimientos. Estos amantes llevan 5.000 años abrazados, con sus rostros enfrentados y los brazos y piernas entrecruzadas.
No existen horas que los separen, el minutero fiel aliado engaña al tiempo y prolonga eternamente el mejor gesto de cariño, no hay prisas por terminar, no tienen planes más importantes que el de regalarse amor mutuamente saltándose los ciclos biológicos.
En el amor es todo subjetivo, no hay reglas, ni medidas, ni leyes que determinen hasta cuando hay que amar y cuanto es mucho o poco en este arriesgado juego. Cada persona elige su propio patrón, el molde que encaja con su perfil, la pieza de su puzzle, la compañía de sus largas tardes y el calor de sus frías noches.
Ellos vivirán eternamente en el calor de este abrazo infinito…