lunes, 28 de junio de 2010

Today I will take only…


Hoy me lo tomaré solo, sin leche y sin descafeinar. Ya está bien de manchar lo negro por excelencia, ya está bien de quitar la pureza a lo natural.
Lo quiero muy caliente y con aroma, que me recuerde a los besos que quedaron dormidos en la noche oscura, aquellos que se perdieron por no darlos en su momento, esos que se olvidaron de la locura.
Quiero despertar de una vez por todas del letargo que me provocan los momentos que debo evitar, no tiene sentido correr en sentido opuesto a la línea de meta. No quiero experimentar la idea de nunca llegar.
Solo y cargado, que la cafeína recorra mis sentidos y los haga vibrar. Quiero que huela al que mi abuela molía, quiero sentir la añoranza de lo que realmente tiene valor e importancia.
Por ahora no quiero azúcar, experimentaré el sabor intenso de lo amargo, pondré a prueba olfato, gusto y tacto. Me prepararé para el terrón que ha de derretirse en mis labios, ese que llegará cuando menos me lo espere y endulzará el latido de mis abrazos.

Un café solo, por favor, me lo tomaré conmigo.