martes, 17 de junio de 2008

Libertad y Respeto


Resulta curioso observar como las personas hablamos con total libertad, opinamos con soltura, actuamos con cierto atrevimiento, miramos descaradamente y ponemos en tela de juicio las actuaciones de nuestros amigos, vecinos, familiares o desconocidos, sinceramente sin sacar nada de provecho. Maravillosa libertad la que poseemos, no lo dudo, pero no nos detenemos a pensar que nuestra libertad termina justo donde empieza la de otra persona, y es en ese preciso instante donde el respeto juega su mejor papel. Papel que la mayoría de nosotros desconocemos, arrinconamos en el último cajón del pensamiento, olvidamos en la percha de una casa vacía, lo excluimos de nuestro vocabulario e incluso somos tan hipócritas que nos atrevemos a decir que lo usamos diariamente.
Respetar, fascinante verbo que actualmente se encuentra en peligro de extinción, es toda una pena pensar que lo material está por encima de lo humano, que el interés puede con la amistad y que el odio cobra importancia.
Libertad y Respeto, términos que debemos unir y hacerlos único, que ambas palabras no tengan sentido si no son un conjunto y dejemos de cuestionarnos vidas que no son nuestras.