lunes, 20 de junio de 2011

Pequeño saltamontes

                                             Foto: Ramón Flores, mi más que AMIGO!!!

La antesala está preparada, mañana, una nueva estación vendrá a besarnos en la boca, comparecerá a lo largo de unos meses y nos regalará temperaturas para derretirnos, qué os parece???
Prepárense que la vida está en nuestras manos, vivirla el objetivo, estar vivos el requisito, así que aquí os dejo esta nueva entrada que, en tiempo, aún de primavera, tiene calidad de verano…uuffff

Ha llegado a mis manos una frase de David Carradine, quizás por el nombre sea complicado ponerle cara, al menos para mí, pero leyendo su biografía he podido saber que fue el actor principal de Kung Fu, y dice lo siguiente “Si no puedes ser poeta, sé poema” ¿Cuántas veces nos lamentamos diciendo “si yo fuese más… o si yo tuviera…”? claro, si yo fuese y si yo tuviera, ¿quiénes seríamos? ¿seríamos poeta? o ¿poema?

Es cierto que muchas, e incluso muchísimas veces, tenemos que tomar otro camino por circunstancias diversas, los cambios se convierten en fieles compañeros de viaje, unos más placenteros y otros para no pensarlos. Antojos de la vida que nos ponen a prueba y nos hacen tambalearnos interiormente. Y aunque no sea fácil afrontar algunas de esas sorpresas tenemos que adaptarnos al nuevo camino, y ante ese reto no estaría mal utilizar la frase protagonista de esta entrada.

Podemos nacer poeta y puede que ese “don” dure todo el tiempo que erramos en estos lares, pero ¿qué hacemos si llega ese día en que dejamos de serlo? ¿pasamos de la vida? Según el mensaje de la frase y en mi opinión, llegado a este punto, tendremos que ser poema, dejar el lapicero a otra persona y dedicarnos a inspirar, a ser fruto de nuevas creaciones y a saborear aquellos momentos en el que nos tocó escribir.

Unas veces maestro y otras, pequeño saltamontes!!!