viernes, 28 de enero de 2011

...soledad atareada, en mi caso!!!



Querida…

Hoy estas palabras serán para ti. Irán dirigidas a tu silueta, a esa que aún no he podido dibujar, a esa que todavía no he podido colorear. Sin línea, ni color, ni tamaño, ni sombra…ni siquiera te he podido curiosear.

Dicen de ti que deshabitas horizontes, que no trazas la línea con apariencia de rasero, que el vacío conoce tu nombre al gritarlo desde el cielo. También comentan que habitas en las historias de amor del camisón no estrenado, luces harapos por fuera porque el cuerpo siempre te ha sobrado.

En el mundo de la música eres el silencio. Juegan contigo para componer melodías. Entre nota y nota ocupas ese espacio que crea sintonía.

Cuando alguien no está o se va apareces sin ser llamada, ¿por qué?, ya sabes que prefiero la presencia, pero comprendo que no es algo que tú decidas, tiene que ser así…hasta que llega el momento en el que te olvidamos para dar paso a la esencia.

Me encantas cuando acompañas a la soberbia, me enamoro de ti si das la mano a la hipocresía, el hecho de anular la enfermedad me vuelve loca y si te unes a la envidia tengo que decirte que TE QUIERO!!!

Eres mi soledad atareada, me gusta distraerte hasta conseguir, una vez más, liberarme de la eterna condena…


Gracias por hacerme sentir viva!!!

martes, 11 de enero de 2011

Se-Te-Su-Tu…



Se empeñó el aire en jugar con tus dedos,

se empeñó en alzarlos sin fuerza aparente,
se empeñó en sentirlos con pulso latente,
se empeñó el aire en llevarlos hacia el fuego.

Te empeñaste y entraste en su juego,
te empeñaste locura y locura alcanzaste,
te empeñaste sintiendo lo que nunca lograste,
te empeñaste camino y caminaste sin miedo.

Su empeño conquistó la entrada en su juego,
Su empeño alzó el alma al celeste,
Su empeño sintió latidos ausentes,
Su empeño derritió inviernos del ego.

Tu empeño limitó el juego de dedos,
tu empeño consiguió fuerza presente,
tu empeño concibió corazón ardiente,
tu empeño no miró los frustrados recelos.

 
A C.M., gracias por estar ahí.