jueves, 2 de junio de 2011

S.O.S. Moras verdes!!!


Pasado el mes de mayo, y con él una agenda de lo más variopinta y ajetreada, retomo este pequeño espacio para continuar mis divagaciones en voz alta. Necesito volver a enlazar unas palabras con otras, tengan o no sentido, sean o no comprendidas, ea!

Después de tanto tango y tanto ritmo acelerado, le daré especial protagonismo, en esta entrada, a la primera persona del singular del Pretérito Imperfecto del verbo saber, pero adornaré ese sujeto con un complemento directo para que tenga el carácter enfático que quiero que asuma: “YO LO SABÍA!!!”  (gracias “Parri”)

Sí claro, lo sabía, pero cuando estás bailando y el ritmo suena como tú quieres, es complicado imaginar que la canción se termina. Pues sí, se acaba, pero…, y aquí está el quid de la cuestión, hay que tener en mente que lo que empieza termina (principio fundamental del manual de supervivencia, jeje) y que hay que volver a empezar!!!

Pasa igual con la dichosa “mancha de mora”, cuanto más blanca es la camisa y más cuidado tienes te cae la mora encima. Te miras varias veces y no te lo crees, pero después (y utilizando el principio fundamental anterior) comprendes que es de lo más normal que algo limpio se ensucie y…, vámonos que nos vamos, nos dirigimos a la frutería más cercana y le pedimos a la persona encargada de vender, con cara de desconsuelo, un canasto de moras verdes:

- ¿Un canasto de moras verdes?- pregunta con cara de circunstancias y mirándome de arriba abajo
- Si, si, un canasto, por favor, me han dicho que la mancha de mora con otra verde se quita y creo que voy necesitar más de una- le digo con cara de felicidad, deseando que el cerco rojizo que hay en mi camisa desaparezca o cambie, al menos, de color.
Puestos a elegir prefiero el verde antes que el rojo, eso será fruto de mis tendencias futbolísticas…ejem
- Ea! pues aquí tienes un canasto repleto y a buen precio, pero te diré algo, lo mejor es que te pongas otra camisa y dejes esa para cuando no tengas nada que ponerte, por mucha mora verde que le des siempre quedará manchada
- Pues lleva usted razón, ainssss, si es que ya lo decía el Principito “Lo esencial es invisible a los ojos” Gracias por su consejo y ahora mismo voy a cambiarme, y dejaré ésta como último recurso…