miércoles, 24 de agosto de 2011

CONVOCATORIA


Muy buenas tardes a todas y a todos, soy la convivencia. ¿Os acordáis de mí? Pues bien, para la persona que ande un poco despistada, soy uno de los factores más distinguidos para el bienestar y la felicidad y, también, para el sostenimiento de la salud total; no es por echarme flores, pero así lo dicen los expertos.

Ainssss, pero tengo que reconocer que a día de hoy no me es fácil ser; son tantos los ingredientes necesarios para llevarme a cabo, que me estoy perdiendo ante los ojos que miran sin ver y ante los corazones que laten por el simple hecho de seguir vivos.

Tan difícil no soy ¿o sí? No lo sé, pero he venido hasta este encuentro para contaros el porqué de mi complicada vida en este mundo material que nos abraza con garras afiladas.

Hace días llamé a mis valores más importantes para concertar una reunión urgente y resulta que no estaban disponibles. Unos andaban de vacaciones, otros perdidos en no sé donde, otros dormidos, algunos indignados y otros apagados o fuera de cobertura…No daba crédito a lo que estaba comprobando, pero a medida que iba sabiendo de ellos más cabizbaja me fui poniendo, hasta terminar sentada en el escalón del olvido.

La primera llamada fue para la honestidad, necesitaba un poco de coherencia y sinceridad en este abandono al que estoy sometida y me dijo que no estaba para pensar ni para sentir. Me quedé muda. La echo de menos, necesito que esa cualidad de calidad humana vuelva a la verdad y retome la justicia que tanta falta nos hace.

Posteriormente mandé un sms a mi querida y añorada lealtad, y, ¿sabéis qué me respondió?, que la fidelidad que la mantenía viva se había enamorado de la traición, dejándola aturdida y sin razón de ser. Matizó que andaba tendida en una habitación a oscuras y que nadie la utilizaba para su día a día. Me volví a quedar sin palabras, ¡¡¡Dios!!!

A la identidad cultural le mandé una carta. Teniendo en cuenta que andaba embriagada, su respuesta fue un poco confusa. La letra estaba borrosa y algunos tachones cubrían renglones enteros, que en tiempos de bonanza no hubieran sido borrados. Me expresaba que no tenía claro cómo conjugar el avance con las tradiciones y creencias, afirmaba que la sociedad ya no se agrupaba sin fines lucrativos y que prevalecía el interés personal sobre el colectivo, sin poder frenar el negocio que se estaba haciendo de nuestro legado cultural. Después de leer estas líneas, torcidas, se me vino a la cabeza el refrán certero de que “los niños y los borrachos dicen la verdad”

Volví a utilizar el teléfono y llamé al respeto, que, como todos sabéis, está casado con el reconocimiento. Me saltó el contestador, pero mi afán por escucharlo no escatimó en volver a intentarlo hasta que descolgó el móvil. Mi primera sorpresa fue que no tenía mi número grabado en su lista de contactos. Madre mía…
Su voz estaba quebrada y, casi sin poder hablar, me sinceró que las personas lo habían despedido y que pasaban de darle la importancia que él se merecía. Y de su pareja ni hablamos…

Continué mi ronda y llamé a la equidad. Al igual que los demás, estaba pero sin contenido. Su sombra, la igualdad, andaba a ciegas y a tientas, sin ofrecer la misma oportunidad a todas las personas. Todo estaba diseñado para el que más tiene, ¡¡¡menudo panorama!!!

Para finalizar esta convocatoria llamé a la puerta de la solidaridad que me pillaba cerca. Me abrió con desconfianza y con semblante triste, me preguntó qué quería y, claro, al verla así se me olvidó todo y la abracé, necesitaba respirar ese sentimiento de unidad que se está diluyendo...

Ya veis que la cosa está complicada, pero ¿sabéis algo? que no tengo pereza para seguir intentando que mi nombre se abandere a lo grande, que vosotros me deis el contenido que merezco y que esta tarde yo sea la reina de este lugar.
Pasad un rato agradable y jugar con mis valores, todos juntos son muy divertidos, ya veréis que, como fruto de este encuentro, la cosa empieza a cambiar…


Un beso grande, la convivencia


Relato del III Encuentro Literario Internacional "Letras de la Posada"