viernes, 28 de mayo de 2010

A mis amigos, poquitos, pero buenos...


Con esta magnífica viñeta de Ramón quisiera poner en valor a mis amigos (cuando hablo de amigos me refiero a ellos y a ellas). La moraleja de la misma queda clara “un AMIGO, quizás no sea capaz de levantarte, pero buscará la forma de no dejarte caer”

Mi agradecimiento a quien me enseñó, en breve espacio de tiempo, que la vida tiene más colores que los convencionales, a esa persona que no le importó la distancia para mantener viva y grande una amistad, a ese par de dos que siempre tienen su casa abierta para que yo me sienta agusto y arropada y a las que se alejaron, pero siguen viva en mi corazón y a todas aquellas personas que alguna vez en el camino fueron consideradas o se consideraron AMIGAS.

Gracias de todo corazón por estar conmigo, por mimarme, por regalarme sonrisas, abrazos y besos. Gracias por darme un sitio privilegiado en vuestras vidas y por tratarme con suma importancia y respeto.

Gracias por no dejarme caer!!!

Un besazo.