jueves, 21 de mayo de 2009

¿Por qué?


y…¿por qué no?. Si en el fondo te da igual, no cambia tu vida, no te beneficia ni te perjudica, no te da riquezas, no te hace reír ni llorar, no eres más ni menos, entonces ¿por qué?, ¿quién eres tú?, ¿te has mirado?, ¿has reconocido tus carencias?, ¿eres consciente de tu hipocresía?, ¿de qué te avergüenzas?
Ah!! ya entiendo, es por nada, la palabra ausente, hablar por hablar, pero hablar de ¿qué?. Me parece que sigo sin entender, no entiendo tu interés. Tus comentarios carecen de contenido, tus mentiras son frutos de tu envidia, tus opiniones no tienen cabida, tus palabras salen antes de tu boca que tus pensamientos de tu cabeza.
¿Qué quieres? nada, ¿verdad? otra vez ese término vacío. Pues sinceramente estás perdiendo el tiempo, te detienes en el espejo de otra persona y ese no te pertenece.
Por mucho que lo intentes nunca te verás reflejado, no es tu realidad, no es tu vida, no es tu camino.
Deja de ser ignorante, deja de esconderte detrás de la sombra ajena, deja de hacer leña del árbol caído, quítate el tupido velo que te ciega, calla la risa malvada que no te hace reír, enmudece lo que no te pertenece, sumérgete en el silencio y colma tu corazón de buenos propósitos.

Perdón por darte esos consejos sin pedírmelos, lo hago por si quieres ser un poco más feliz y de paso haces más feliz a las personas que realmente quieren serlo sin necesidad de tus palabras.