viernes, 28 de mayo de 2010

A mis amigos, poquitos, pero buenos...


Con esta magnífica viñeta de Ramón quisiera poner en valor a mis amigos (cuando hablo de amigos me refiero a ellos y a ellas). La moraleja de la misma queda clara “un AMIGO, quizás no sea capaz de levantarte, pero buscará la forma de no dejarte caer”

Mi agradecimiento a quien me enseñó, en breve espacio de tiempo, que la vida tiene más colores que los convencionales, a esa persona que no le importó la distancia para mantener viva y grande una amistad, a ese par de dos que siempre tienen su casa abierta para que yo me sienta agusto y arropada y a las que se alejaron, pero siguen viva en mi corazón y a todas aquellas personas que alguna vez en el camino fueron consideradas o se consideraron AMIGAS.

Gracias de todo corazón por estar conmigo, por mimarme, por regalarme sonrisas, abrazos y besos. Gracias por darme un sitio privilegiado en vuestras vidas y por tratarme con suma importancia y respeto.

Gracias por no dejarme caer!!!

Un besazo.

martes, 18 de mayo de 2010

Aparta la piedra del camino...


Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino. Gabriela Mistral (Premio Nobel de Literatura)

Una nueva primavera nos ha dado la bienvenida, despiertan los campos de su letargo y miles de colores, de todas las tonalidades, están presentes en las flores formando una acuarela de difícil imitación. Maravillosa postal la que todos los montellaneros y montellaneras tenemos el privilegio de guardar en nuestras retinas para siempre llevar a gala nuestro pueblo.

Estampa bonita, sin lugar a dudas, pero como todo en esta vida tendrá algunas piedras con la que podamos tropezar, habrá zonas sin flores que nuestros ojos no apreciaron en un primer momento y el sol en ciertas ocasiones no brillará como más nos guste. En esos momentos donde la fuerza flaquea y el ánimo no nos acompaña, es cuando debemos de sentarnos y pensar en el camino, en el sendero de nuestra vida, en las huellas de nuestras pisadas y en las que están por dejar marcadas en la tierra. Reflexión es la palabra que utilizaría en ese caso, no pasa nada si empleamos algunos de nuestros preciados segundos en analizar el camino andado y decidir si es el adecuado o tenemos que emprender una nueva ruta.

Esas piedras a las que vemos como algo negativo y que, en algún momento nos pudieron hacer daño, serán siempre compañeras de viaje y fieles indicadoras de que no somos los mejores, de que podemos caer y tropezar cuando menos lo esperemos.

Somos conscientes de que la vida nos presenta muchas trabas, y derrochamos quejas por doquier, pero lo más importante, y quizás no nos demos cuenta, es que somos capaces de levantarnos ante cualquier adversidad que se nos presente en ese trazado, al que hemos llamado camino.

Tenemos la posibilidad y poseemos los recursos necesarios para hacer que las cosas marchen mejor. De herramientas podemos utilizar la iniciativa, el esfuerzo, el valor, el coraje, la ilusión y las ganas de seguir andando y como posibilidad, ni más ni menos, que el nuevo día.

Este año cuando las carretas salgan y tus pisadas empiecen a marcar huellas, mira a tu alrededor y piensa en cada una de las personas que te acompañan, en las dificultades con las que han tenido que lidiar y, sobre todo, en la manera de apartar la piedra del camino.

(Artículo presentado en el Boletín de la Romería 2010 de Montellano)