martes, 18 de mayo de 2010

Aparta la piedra del camino...


Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino. Gabriela Mistral (Premio Nobel de Literatura)

Una nueva primavera nos ha dado la bienvenida, despiertan los campos de su letargo y miles de colores, de todas las tonalidades, están presentes en las flores formando una acuarela de difícil imitación. Maravillosa postal la que todos los montellaneros y montellaneras tenemos el privilegio de guardar en nuestras retinas para siempre llevar a gala nuestro pueblo.

Estampa bonita, sin lugar a dudas, pero como todo en esta vida tendrá algunas piedras con la que podamos tropezar, habrá zonas sin flores que nuestros ojos no apreciaron en un primer momento y el sol en ciertas ocasiones no brillará como más nos guste. En esos momentos donde la fuerza flaquea y el ánimo no nos acompaña, es cuando debemos de sentarnos y pensar en el camino, en el sendero de nuestra vida, en las huellas de nuestras pisadas y en las que están por dejar marcadas en la tierra. Reflexión es la palabra que utilizaría en ese caso, no pasa nada si empleamos algunos de nuestros preciados segundos en analizar el camino andado y decidir si es el adecuado o tenemos que emprender una nueva ruta.

Esas piedras a las que vemos como algo negativo y que, en algún momento nos pudieron hacer daño, serán siempre compañeras de viaje y fieles indicadoras de que no somos los mejores, de que podemos caer y tropezar cuando menos lo esperemos.

Somos conscientes de que la vida nos presenta muchas trabas, y derrochamos quejas por doquier, pero lo más importante, y quizás no nos demos cuenta, es que somos capaces de levantarnos ante cualquier adversidad que se nos presente en ese trazado, al que hemos llamado camino.

Tenemos la posibilidad y poseemos los recursos necesarios para hacer que las cosas marchen mejor. De herramientas podemos utilizar la iniciativa, el esfuerzo, el valor, el coraje, la ilusión y las ganas de seguir andando y como posibilidad, ni más ni menos, que el nuevo día.

Este año cuando las carretas salgan y tus pisadas empiecen a marcar huellas, mira a tu alrededor y piensa en cada una de las personas que te acompañan, en las dificultades con las que han tenido que lidiar y, sobre todo, en la manera de apartar la piedra del camino.

(Artículo presentado en el Boletín de la Romería 2010 de Montellano)

23 comentarios:

Manuel dijo...

La fortaleza frente a la adversidad...

Lola dijo...

Eso siempre por encima de todo, hay que sacar fuerzas de donde sea...

Un saludo Manuel

Mary dijo...

Esas piedras Lola son muy necesarias en nuestros caminos,yo cada dia me doy mas cuenta de ello y cuando consigo apartarla me digo ami misma GRACIAS.

Un beso.

UN ESCRITO PRECIOSO:)

angelitos dijo...

Fuerza,fuerza y cojónes hay que echarle a la vida.
Por muy duro que nos parezca todos los dias sale el sol.
Besos gordos.

Lola dijo...

Madrina, sin ellas no nos daríamos cuenta de la suerte que tenemos. Hay que apartarlas y aprender de ese momento y como dice mi amigo Ramón "nunca se empieza de cero", es necesario tener en cuenta lo aprendido...

Un abrazo enorme

Lola dijo...

Cuanta razón tienes mi querida "angelitos", sin darnos cuenta amanece un nuevo día y debemos tener el coraje suficiente para afrontarlo y vivirlo al máximo.

Besos, todos los que quieras ;)

salmorelli dijo...

¿Y qué serían de los caminos sin piedras? Forman parte de ese decorado universal creado por Dios, y aunque a veces nos han servido para tropezar o no dejarnos ver bien nuestras rutas, debemos pensar que siempre antes, aunque solo por un instante, nos pudieron haber recreado la vista del paisaje que tanto admiramos, y por lo tanto esas dichosas piedras nos pudieron hacer feliz aunque solo fuera en ese diminuto espacio tiempo que conformó nuestra vida.

Aunque debemos apartarlas unas con delicadeza y otras con mortero. Pero déjalas en las fotografías, forman parte de nuestra historia.
Un beso

Lola dijo...

Maestro y amigo, siempre me haces ver las cosas desde el lado más positivo.
Esas piedras estarán en las fotos, en los recuerdos, en el corazón, en nuestras retinas y en todo lo que haya formado parte de nuestro ser.
Gracias por estar ahí y por brindarme una de tus dulces sonrisas.
Un beso

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Lol.
Que bonito. Suena a mucho positivismo, energía, buena vibra. Que bien que esa sea tu fuerza, bien, bien, muy bien.
Sigue, camina y avanza.
No te detengas.

Un fuerte abrazo te dejo, cuidate mucho y nos mantenemos en contacto.

Besos y que viva Sevilla que vi que ganó en fut, ja ja ja, aunque no soy muy interesada, solo lo vi en un periódico de mi país.
:)

Beso amiga.
Ah, saludos y felicidades a Salmorelli por el libro.

Lola dijo...

Hola Nat, muchas gracias por tus palabras. La verdad es que he intentado reflejar positivismo e ilusión ante los obstáculos que nos plantee la vida, de todo se sale, pero si le pones ganas será mucho más rápido.
Es cierto que ganó el Sevilla, pero yo soy del BETIS, el otro equipo de la ciudad, aún así me alegro por todos mis amig@s sevillistas (entre ellos Salmorelli).
Felicitaré a mi maestro de tu parte, muchas gracias.
Espero que tu vuelta a CR sea buena y vayas cargada de buenos propósitos.

Un abrazo de tu amiga Lola

Edurne dijo...

Que bonita tu reflexión,yo también como todos he tenido que sortear muchas piedras y algunas casi rocas,pero despues,cuando miras hacia atras ves las piedras más pequeñas y ya no duelen tanto,algunas incluso te hacen sonreir,ya están puliditas como los guijarros de rio.
Aunque eres del Betis yo me alegro por la ciudad(y por el Sevilla)
Un besazo enorme

jhony dijo...

un buen mensaje de positivismo, de fe....la mirada adelante y pensar que son solo ....piedras en el camino.

salmorelli dijo...

Muchas gracias, amiga mía. Se que al menos por mí te alegras, jajaja. Y achucha en "Destino", que ya ando de los nervios

Lola dijo...

Muy buenas Edurne, como bien dices, en algunas ocasiones tenemos que sortear piedras más grande que nosotras, pero una vez superadas le ponemos una cinta y nos la colgamos en el cuello a modo de complemento, jajaja.

Un beso

Lola dijo...

Hola Jhony, pues sí, son sólo piedras en el camino a las cuales debemos dedicarles, simplemente, el tiempo que se merecen, ya que tenemos que ir tomando fuerza para las próximas.

Un abrazo

Lola dijo...

Querido maestro, me alegro de todo lo bueno que te pase aunque mi corazón sea verde y blanco, jajaja.

No corras tanto en "Destino" que se está poniendo la cosa a tono y Julia no es de las personas que se piensa mucho las cosas, jajaja.

Un besazo grande

Marlene dijo...

Lolaaaa!!!
Primero disculpas, hace mucho que no venìa por acá.. y me encuentro este Post que me toca las fibras, por lo positivo, por lo optimista, las flores, los colores, las palabras.
Me encantó la reflexión sobre las piedras en el camino.. tendré que aplicarlo a mi vida, lo antes posible :)

Un abrazo guapa y esa foto tuya con el Baby owwnnnn!!!

:)
Besos
Marlene

Mary dijo...

Haber,el que esta de los nervios y la que no se piensa las cosas....QUEREIS HACER EL FAVOR DE PUBLICAR DONDE TENEIS QUE HACERLO Y DEJAROS DE CHUMINASSSSSSS¡!MAMMAMIA COMO OS GUSTA QUE OS ESTEN ROGANDO.

SALMORELLI,LOLA,....poneros las pilas que se marcha el tren jajajj.

besitos compartidos.

Lola dijo...

Hola Marlene, me alegra que la reflexión te gustara. Entre las piedras siempre hay un prado donde descansar..., así que merece la pena encontrarlo.

Gracias por tu visita, un besito muy grande.

Mariia dijo...

ME ha gustado muchisimo tu entrada! :)
Y siempre se pueden superar todas las piedras que haya por el camino, que hay que echarle un par! :)

Lola dijo...

Muchas gracias Mariia, toda la razón llevas, pueden ser apartadas todas las piedras...

Un beso

m dijo...

hermoso!
gracias por compartir con nostros estos mensajes de vida y fortaleza!

Lola dijo...

Gracias M por tu visita y comentario en este pequeño rinconcito...

Un abrazo cargado de vida