lunes, 19 de abril de 2010

Destino


Miró el reloj de nuevo y marcaba las 14:30. La jornada había pasado ligera, pero a la vez muy lenta, miró la hora una y mil veces hasta que por fin llegó el momento.

Salió media hora antes de su trabajo, no podía llegar tarde a la estación. Su tren partía a las 16:00 horas y no podía permitirse el lujo de perderlo, así que recogió todas sus pertenencias y muy alegremente se despidió de compañeras y compañeros para emprender el camino elegido.

La primavera hacía algunos días que se había instalado en la ciudad donde trabajaba. El olor de los naranjos a azahar y los coletazos finales de un incienso colmado de melancolía impregnaban las calles eternas de un lugar maravilloso para la retina del visitante. Aun así, esa mañana el cielo se había despertado con ganas de llorar y alguna tormenta que otra había pillado desprevenido a más de un transeúnte que, después de un invierno pasado por aguas, había jubilado el paraguas hasta el otoño próximo.

Después de sortear los atascos, propios de la hora, y perder la calma en algún punto kilométrico llegó a la estación de trenes, su padre la esperaba para llevarse el coche, lo dejaría en un lugar seguro para que a su vuelta lo tuviera en perfecto estado. En ese momento la lluvia se empleaba con fuerzas, caían miles de gotas frías y en abundancia. Sin paraguas se bajó del coche, cogió la maleta y, con un beso, se despidió de su progenitor.

El agua en poco tiempo le había calado el cuerpo, sintió frío y rápidamente entró en la estación que, con la calefacción puesta le dio la bienvenida. Se sentó en uno de los bancos y esperó de forma impaciente a que el panel, anunciador de las salidas y llegadas, reflejara la vía de su tren. Se aseguró de no haberse dejado nada en el coche, comprobó que todo estaba en orden y abriendo el periódico por la primera página se dispuso a esperar...

161 comentarios:

javi dijo...

Lola ya el titulo me gusta pero, esto habrá que sergirlo no?....

Un abrazo y beso enorme

Mary dijo...

¡¿Que nos deparara el "DESTINO"?¡

Mmmmmmmmmm......Sorprenderme por favor,:)

Muchos besitos.

angelitos dijo...

No se donde la llevará el tren pero cuando la devuelva espero que venga con la maleta llena de sonrisas-feliz-con el corazón nuevo,que nosotros la estaremos esperando con los brazos abiertos.
Besotes de los gordos y lo que a mi me gusta mas un ABRAZO.

salmorelli dijo...

“…A tan solo unos pasos de ella, en el banco de enfrente, un hombre maduro, vestido de manera informal con pantalón vaquero y camiseta de color blanca, la observaba como sin querer perder detalle de lo que acontecía a su alrededor. Aparentando calma, se levantó para dirigirse hacia el panel de control de salidas de la estación, donde comprobar de cerca que ningún contratiempo retrasaría su salida de aquél lugar. Volvió a sentarse, y al mirar de nuevo a aquella desconocida, pareció como si la impaciencia de la joven por emprender viaje, comenzara a inquietarlo a él también.

Poco a poco, la hora de salida se acercaba y la estación comenzaba a parecer un hormiguero humano. De todas partes salían personas para dirigirse a la carrera hacia los andenes de salida. Entonces, aquél desconocido sin apenas dejarla de observar, vio como ésta se levantada a toda prisa tirando de su equipaje hacia las escaleras mecánicas. Se levantó con parsimonia, sacó su teléfono móvil del bolsillo, lo miró, y seguidamente lo arrojó a una papelera ubicada junto al banco en el que había estado sentado. Levantó su mirada y comprobó que la joven había olvidado un jersey en su asiento. Lo tomó entre sus manos, para oler su fragancia. Miró hacia ambos lados sonriendo y comprobando que la estación había quedado casi desierta, se apresuró hacia la cola de embarque para no perder el tren que buscaría su nuevo destino.

Al montarse en su vagón, recorrió con la mirada todas las filas de asientos, deseoso de encontrarla, para devolverle su prenda. Pero no la halló. Por el contrario, el revisor, comenzó a pedir a los viajeros que tomaran asiento para comprobar de nuevo sus billetes, y pensó que quizás durante el trayecto tendría ocasión de encontrarla de nuevo. Y el tren inició viaje…”

Mary dijo...

Una fragancia y un nuevo destino...me gusta,¡!ESPERARE ¡!

Besitos a los dos :)

Lola dijo...

“…AVE 03941 destino Zaragoza, coche 10, plaza 5D, justo la que da a los grandes ventanales del tren. Después de colocar su maleta, con gran esfuerzo puesto que el lugar que estaba libre era el estante más alto de todos, tomo el billete en la mano y con un vistazo rápido encontró el asiento que la tendría que soportar durantes tres horas y media.

Había comprado un libro de pasatiempos, un periódico y una chocolatina, todo ello con el objetivo de que el aburrimiento y la impaciencia por llegar no se apoderasen de ella. Empezó por comerse su bombón preferido, una barrita de chocolate blanco con galletas crujientes por dentro. Lo saboreó con los ojos cerrados y dejó que cada bocado se derritiera en su boca, así el placer sería más intenso y duradero.
Cuando abrió los ojos, una mujer, algo mayor que ella, estaba sentada a su lado. Será mi compañera de viaje –pensó-.

- Muy buenas, pensé que estabas dormida y no te dije nada por temor a despertarte.
- Ah! No, no se preocupe, simplemente estaba saboreando una de mis chocolatinas preferidas.
- Me parece genial, son momento a los que debemos prestar mucha atención, ya que nos reportan grandes dosis de placer.
- Así es, me encanta disfrutar de lo que me gusta.

Sin más conversación se sentó junto a ella, sacó un libro del bolso y se dispuso a leer. Su cara aparentaba tener 38 años, pero su forma de vestir la hacía mucho más joven.

A Julia le entró algo de frío y empezó a buscar su jerseys. No puede ser, no lo tengo atado a la cintura –pensó en voz alta-.

- ¿Ha perdido algo señorita?
- Pues me temo que mi jerseys, lo traía conmigo, pero debí de dejármelo en los bancos de la estación. Con tanta prisa algo se tenía que olvidar.
- Yo traigo algunos de sobra ¿si quieres?
- No, muchas gracias, se lo agradezco, en la maleta traigo unos cuantos, si me permites pasar iré por uno de ellos.
- Claro, cómo no, vaya por abrigo que los constipados en esta fecha duran hasta el verano.
- Gracias.

Levantándose se dirigió hacia el lugar donde duermen las maletas, ubicado al final del pasillo, pero antes de abrir la suya entró en el servicio…”

LUPA dijo...

Caramba que sorpreson, ahorita le decia a mi compañera que hacia tiempito que no conectaba. y me hallo una nueva historia anunciada en el portal del maestro. chevere amiga os sigo

edurne dijo...

Bueno...ha empezado bien,hoy escuché en la radio que en los trenes han nacido historias muy interesantes,vale,pues sigan,sigan,yo también voy en el tren.
Besos

Mary dijo...

Me gusta Julia,ademas tenemos algo en comun..."mmmmmmm...bendito chocolate".

Os espero en la siguiente estación¡!

Besitos:)

salmorelli dijo...

“…Adrián, sentado junto a un joven con barba incipiente y de no más de dieciocho años, del que solo obtuvo un ligero ladear de cabeza con el que más bien parecía decirle que se apartase porque la butaca de junto a la ventana era la suya. Observó como a continuación se colocaba los cascos, para escuchar música a toda pastilla. (Menudo viaje me queda).-pensó, suspirando al tiempo que tomaba la revista que la azafata iba ofreciendo por los pasillos.-

Tras una brillante vida empresarial y con poco más de cuarenta años, Adrián, con sus cuentas bien repletas y la vida resuelta, había decidido cambiar de aires radicalmente y olvidarse de los negocios que a punto habían estado de costarle demasiado caro. Su afición por la escritura y por los viajes, parecían centrar en esos momentos toda su atención.

Envidiado, por colegas del mundo de la bolsa, y por amigos, al llevar una vida colmada de excesos lujosos y aventuras de faldas sin sucumbir a la tentación de contraer matrimonio ni vivir más de un mes en pareja. Intentaba, con aquél viaje encontrarse a si mismo e iniciar un periplo de vivencias que cubrieran sus expectativas a la hora de escribir su primera novela.

Transcurridos pocos minutos desde que abandonara la capital del reino del azahar, decidió dirigirse a la cafetería en busca de una buena dosis de cafeína que lo pudiera sacar del letargo que estaba suponiendo la compañía de aquél mal educado compañero de viaje, que no dejaba de cabecear los diabólicos ritmos que taladraban sus oídos.

- Disculpe.-indicó, puesto en pie a dos jóvenes que tonteaban en el pasillo intentando colocar en la bandeja sus bolsos sin dejarlo avanzar.- gracias

Como era de esperar, el coche de la cafetería estaba a rebosar, pero con un poco de paciencia consiguió alcanzar la barra e indicar al camarero que le ofreciese un café solo largo y un donuts. (Me muero por un cigarrillo).-pensó, al tomar su taza para alejarse a la pequeña repisa situada bajo la ventana.-…”

Mary dijo...

Interesante curriculum el de este tal Adrian,seguire esperando la siguiente estación...este ralato que acaba de comenzar su viaje creo que nos prepara grandes momentos.

besitos para dos:)

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

¿Y qué es esto Lol?
:)
¿Entre vos y Salmorelli haciendo un libro?
No me digan que están improvisando porque me muero... sería maravilloso... ¿no crees?
Te dejo un fuerte abrazo, bien por el cuento, la imaginación, la creatividad, los sueños y fantasías.
Supongo que seguirán.
Espero que estés muy bien.
Cuidate mucho amiga.
Un abrazo y beso.

susi dijo...

BUENO ESTO PROMETE KE CHULADA.ME GUSTA. besos

Lola dijo...

“…Julia, mirándose al pequeño espejo que ofrecía aquel diminuto servicios, pensó una y otra vez si el viaje emprendido le serviría para reconciliar aquel sabor amargo que tenía en su interior.
Con el grifo abierto y las manos empapadas dejó su mirada absorta en nada en concreto, fijándo el punto de mira en una pegatina que decía “al utilizar el cambiador de pañales dejará de funcionar la máquina de secar las manos".
Después de releer sin sentido aquella indicación soltó una carcajada y se dijo así misma, -pues claro que tiene que dejar de funcionar…-. La persona que esperaba fuera tocó a la puerta para que se diera prisa, no podía aguantar más.
- Voy!!!, -dijo Julia desde el interior-

Volvió a mirarse y dibujó una sonrisa en su cara. Se secó las manos y abrió la puerta para dar paso a la persona que aguardaba en el pasillo del tren.

- Disculpe señor mi tardanza –dijo con la dulzura que la caracterizaba-
- No se preocupe señorita, perdone usted mi impaciencia, pero sinceramente no podía esperar más.
- No hay que disculpar nada caballero, que tenga usted un buen viaje.
- Igualmente criatura –terminó diciendo de forma cariñosa el pasajero-

Emprendió el camino de vuelta hasta su sillón y a la mitad del pasillo tuvo que volverse a coger el jerseys de su maleta. Después de la conversación con aquel señor se le había olvidado el motivo de levantarse de su asiento. Se decía para sí misma –no sé que haré con tan mala cabeza-

Julia era una mujer inquieta, apasionada de lo imposible y soñadora de estrategias. Ya desde pequeña no paraba de inventar y reinventar, jugaba con mil colores y todos tenían cabida en sus dibujos. No sentía pereza a la hora de lograr lo que se planteara, pero se daba cuenta que a medida que se hacía mayor sus metas a conseguir se volvían más complicadas y difíciles, todo lo que quería era personal y nada material, y eso ya no dependía de ella misma. Así que tenía que emplearse a fondo para, al menos saborear, lo que rondaba por su mente…”

edurne dijo...

Vaya,creo que podría ser amiga de Julia,me gusta,en cambio Adrian...no sé creo que va a tocarme un poquito las narices,así a primera impresión...bueno seguiré observándoles.
Mari,a tí te pasa eso de que empiezas con una onzita y acabas con la tableta hmmmm con almendritas...avellanas,vale vale voy por un trozito.
Besos

Mary dijo...

QUIERO PENSAR QUE ESE CRUCE DE PALABRAS EN EL BAÑO TENDRA UNA CONTINUACIÓN...AMI PARA NADA ME TOCA LAS NARICES DE MOMENTO, YA ME TENGO QUE IR AL BAÑO DE LOS NERVIOS JAJAJAJ,ME GUSTAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!

EDURNE,UNA PERSONA Y PRECISAMENTE EN LA POSADA, JUSTO AL MISMO TIEMPO QUE ME SERVIA UNO DE LOS MEJORES POSTRES ME DIJO....EL CHOCOLATE ES MEJOR QUE LOS HOMBRES,NUNCA FALLA JAJAJJJAJJ mmmmmmmmm.QUE VERDAD MAS GRANDE.

UN ABRAZO PARA TOD@S DE CHOCOLATE.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

edurne dijo...

Pero el cruce de palabras lo tiene con otro tipo que no es el Adrian no? por cierto, Adrian es el de la estación que lleva vaqueros y una camiseta o es otro?ya no sé voy a empezar desde el principio.
Besitos

angeles dijo...

Interesante estre cruce de dos genios en la escritura. Dos genios intercambiando ideas para crear un relato genial. Me encanta una idea fantastica.

Perdona mi intromisión en este blog pero la culpa la tiene Mary que me lo recoomendo y no se equivocó es fantastico.

Un abrazo

salmorelli dijo...

“…Adrián, mirando como volaba el horizonte tras la ventana, no pudo más que fijar su oído a la conversación que mantenían dos jóvenes a su espalda. Hablaban de donde les sería conveniente invertir y otros dimes y diretes relacionados con el mundo empresarial. Giró su cabeza con disimulo, y descubrió en ellos imágenes del pasado que le recordaban sus comienzos. Allí, impolutamente trajeados se afanaban en buscar soluciones para enriquecer a su empresa. Parecían querer comerse el mundo con sus decisiones.

- Lástima, de que mientras menos se lo esperen será el mundo quién se los coma a ellos (pensó, volviendo de nuevo su mirada hacia la ventana)

Tras apurar una segunda taza de café, decidió dar una vuelta por los coches más cercanos al suyo en busca de la propietaria del jersey olvidado en la estación, pero antes de abandonar la cafetería, se dirigió a los nuevos empresarios recomendándoles unos paquetes accionariales que estaban a punto de subir en bolsa. Estos, lo miraron incrédulos y agradecieron su gesto con cierta hipocresía.

- Para que les digo nada... Seré necio, ahora se creen que lo saben todo y que están en posesión de la verdad absoluta Si supieran que mi decisión los podría hacer rico… (dijo, para si mismo negando con su cabeza).

Al atravesar los dos coches contiguos al suyo, el tren se detuvo. Adrián, no sabía si aquella chica continuaba camino, ni en que momento abandonaría el tren. Así que decidió volver a su asiento para intentar descansar un poco leyendo uno de los libros que acababa de comprar en la librería de la estación. Al fin y al cabo, no le iba la vida a aquella bella mujer por un simple jersey. Cuando llegó a su butaca, su compañero de viaje estaba completamente dormido con aquella infernal música brotando por sus auriculares y con las piernas estiradas encima de su asiento.

- Vaya por Dios… Perdone, amigo, le importaría… - dijo, sin que éste se inmutara.- ¡Oiga!-dijo un poco más alto y acompañando su reclamo de un ligero toquecito en sus botas militares.-
- ¡Oh!, perdone, me he quedado…
- Un poco dormido, no se preocupe.-contestó, Adrián, tomando asiento.-

El viaje, continuó y el comienzo de lectura del nuevo libro de Jorge Bucay, lo llevó a duerme vela que duró un largo periodo de tiempo…”

melek dijo...

Tu siempres intentas ayudar y nunca cambia te tratan de chafardero y metementodo, pero bueno que se le va hacer.......
Localizará a la chica en cuestión.......en los proximos capitulos nos lo revelará.....

Un abrazo

Mary dijo...

Resumiendo...un experto en acciones,una bella mujer,un buen libro...¿cuantas estaciones han pasado ya ?,espero que este "DESTINO"no nos juegue una mala pasada.

Lo siento pero ya estoy con la impaciencia,no lo puedo remediar, mas que nada por que no me gustaria que Julia se quedara sin jersey jijij.


Besos compartidos(:

Lola dijo...

“…Hola!!!, le molestaré de nuevo, ya cogí algo de abrigo y me sentaré a su lado –le dijo a su compañera de viaje que leía muy entusiasmada-

- No te preocupes hija, pasa y toma asiento- le contestó la mujer poniendo el marca páginas en el libro que leía.

Julia, de reojo, miró el título de aquel texto que tan distraída tenía a su acompañante, “La Mácula Púrpura” de Tomás Prieto Martín.
Una vez saciada la curiosidad de saber lo que leía miró hacia los ventanales para ver el paisaje que, si miraba a lo lejos parecía que el tren circulaba muy despacio y si acercaba la vista no podía apreciar lo que veía, y se preguntó ¿de qué irá ese libro?, no suena mal, pero me gustaría saber de que se trata… Yo como siempre, queriendo saber más de lo que me pertenece –pensó su cabeza inquieta-.

- Perdone que le pregunte una cosa –se dirigió Julia a su compañera-.
- Sí, pregunte –añadió esta cerrando de nuevo la novela-
- Mire, bueno, antes de empezar mi nombre es Julia y ¿el suyo?
- Me llamo María, y de ahora en adelante puedes tutearme, no considero que tengas que hablarme de usted.
- Gracias, lo mismo le digo, perdona, lo mismo te digo –dijo sonrojada Julia-. Es que tengo una curiosidad, jaja, bueno si fuera sólo una.
- Dime chiquilla, que me tienes intrigada.
- Bien, mi pregunta es sobre del libro que lees, me ha llamado mucho la atención el título.
- Aja!!, así que esas es la duda que tienes. “La Mácula Púrpura” –dijo María con voz interesante-.
- Efectivamente, la rúbrica de esa novela no ha pasado desapercibida por mi cabeza y me gustaría saber un poco de qué se trata.
- Bueno, la verdad es que no la he terminado todavía ya terminada.
- ¿Cómo que terminada?, no te entiendo –cuestionó curiosa nuestra protagonista-
- Jajajaja, es verdad, quizás no me haya explicado bien. Te cuento un poco, esta novela la ha escrito un buen amigo mío y cuando sólo era un borrador tuve la oportunidad de leerla, y te puedo asegurar que me tuvo intrigada hasta el final. Y hoy tenemos la suerte de verla en las librerías, así que decidí comprarla para leerla terminada del todo, es alucinante no deja de fascinarme este hombre - añadió María-.
- Espera un momento que tomaré lápiz y papel para apuntar el título y el nombre del autor, si tanto te intriga yo no quiero ser menos, compraré la novela nada más que pase por una librería.

Un frenazo brusco paralizó la conversación de ambas, algo debió de ocurrir para que la maquinaria se detuviera de forma tan brutal…”

edurne dijo...

Valla,nuestro querido Adrian a vivido a todo trapo,ahora lee a Jorge Bucay eso dice que quiere cambiar,mejor y lo que no tenía ni idea era que a María ME PARECE QUE LA CONOZCO!
Venga no tardeis tanto para el siguiente capitulo.
Besos

Mary dijo...

Julia no sabe la aventura que le espera una vez que esa novela caiga en sus manos...Me gusta esa Maria¡!

Besitos compartidos(:

melek dijo...

Eso mismo le ha pasado al maquinista del tren. Tambien esta leyendo la novela y ha llegado a una parte muy interesante que ha pisado el freno sin querer. Las emociones se contagian......Julia te has buscado una buena compañera de viaje.....

Un abrazo

susi dijo...

ME ENCANTA KE UNA PERSONA TAN AYEGADA AMI ESTE EN ESTE RELATO TAN FANTASTICO,un beso

salmorelli dijo...

“… -¡Santo Dios! –Exclamó, Adrián, topando con la butaca de delante y despertando de su letargo.- ¿Qué sucede? –Preguntó a su compañero de viaje, que aún abría sus ojos muy despacio.- ¿para que pregunto? (dijo para sí).

- ¡Por favor, señores!, vuelvan a sus asientos, ¡Por favor, señores! , vuelvan a sus asientos…-decía una y otra vez con tintineo , la azafata encargada de aquél coche.-

- ¿Cómo que volvamos a nuestros asientos? –Preguntaba una señora, varios asientos detrás de Adrián.- ¿Qué es lo que ha sucedido? ¿Hemos tenido un accidente? ¿Nos hemos salido de la vía? –Preguntaban voz en grito los pasajeros.- ¿hemos sufrido un atentado? –Preguntó uno de los más alarmistas.-
- ¡Hagan el favor de sentarse! , ordenó uno de los revisores para calmar a la muchedumbre, que se encontraba cuanto menos intrigada por aquél terrible frenazo del tren.- Tan sólo hemos sufrido un ligero contratiempo en la sala de máquinas. Un mal contacto electrónico del pasavolante ha sufrido un cortocircuito.
- ¿Y ahora que hacemos? –preguntó una señora.-
- Por favor, tranquilícense, Será cuestión de reparar la avería y continuaremos nuestra ruta cuanto antes.-contestó, educadamente el empleado.-
- ¿Nos tendrán que devolver el dinero por el retraso? –preguntó, le joven de junto a Adrián.- (Para eso si que habla, pues ha salido listo el zangolotino…) pensó, éste.-
- Ahora mismo no podemos confirmar ni aclarar nada más. Tengo que continuar informando en los siguientes vagones, así que si lo desean pueden bajar del tren para estirar las piernas. Al menos estaremos media hora parados.
- ¿Y no nos invitan a nada? –preguntó de nuevo su compañero de viaje, sin que Adrián, pudiera evitar echarle una mala mirada antes de levantarse para bajar del tren.-

La mayoría del grupo que aún continuaba camino hacia el final de su destino, no más de doscientas personas, decidió echarse abajo del tren y pasear por el andén del apeadero de aquella estación, perdida en los campos de Castilla. La imagen de aquél lugar, parecía salida de los primeros compases del siglo XX, y como si de un decorado se tratase, el coqueto edificio permanecía completamente desierto, a no ser por un par de señores, que barrían afanosamente el anden ataviados con el mono reglamentario de Renfe. Junto a la puerta de salida, varias máquinas expendedoras de bebidas decoraban anacrónicamente aquél espacio.

- ¿Avería, no, caballero? –preguntó, uno de aquellos empleados a Adrián.-
- Eso parece, ¿sabe usted donde se encuentra la población más cercana?
- ¿Va a dar un paseo? –bromeó, el empleado.- la ciudad más cercana está a unos cincuenta kilómetros.-
- ¿Y para llegar a esta estación?-preguntó, contrariado, Adrián, mientras prácticamente la totalidad del pasaje se había echado ya abajo del tren.-
- Este viejo apeadero, desde la puesta en marcha del AVE, ha quedado un poco relegado en su “usico”. Aquí solo vienen a dejar o a recoger pasajeros muy de tarde en tarde, pero vamos le digo que es extrañísimo ver un solo alma. Hoy es fiesta para nosotros ¡Verdad, Braulio! –gritó hacia el otro compañero.- Que no se para que le grito, mire “usté”, porque anda sordo, sordo, sordo.- …”

Lola dijo...

“…Como la sociedad misma, estaba el tren lleno de todo tipo de personajes, jóvenes, mayores, hombres, mujeres, niños, niñas, unos más centrados que otros, pero no tenían más remedios que viajar juntos y compartir paisaje.

Un hombre de avanzada edad, vestido a la vieja usanza y con un reloj brillante enganchado al botón de la camisa blanca, sacó de un pequeño bolsito, guardado en uno de los bolsillos del pantalón, tabaco para recargar una rancia pipa que parecía llevar siglos asentada en su boca. La dentadura amarillenta, por los efectos de la nicotina, y los labios agrietados sujetaban con destreza aquel recipiente que en poco tiempo empezó a echar humo, un olor agradable comenzó a perfumar a todo pasajero que decidió bajarse de la máquina para estirar las piernas.

A pocos metros, una joven con auriculares grandes tapando sus orejas, cantaba en voz alta una de las canciones que en inglés escuchaba. Tenía los ojos cerrados y parecía estar poseída por el mismo diablo. Vestida de negro hasta los tobillos, sus uñas, labios y ojos parecían haberse vestido de luto y hacían contraste con el blanco de su cara. Un collar de pinchos ataba su cuello y botas de militares cubrían sus pies llegando hasta la mitad de la pierna. Tomó asiento en el suelo y pasando de toda compañía siguió el ritmo de su música.

Todo un cuadro lleno de colores diferentes, representado escenas de tiempos descompasados.

Julia, mientras tanto, se dedicó a investigar el sitio donde, por causas fortuitas, había estacionado el tren. Se adentró en la estación y de forma entusiasmada quedó analizando, como de costumbre, un letrero que recogía un fragmento de la obra de Antonio Machado “Campos de Castilla”


“Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.

Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea”

susi dijo...

VAYA DOS GENIOS DE LA ESCRITURA SE HAN JUNTADO. me gusta besos

Mary dijo...

Pues sí,una estación muy concurrida y colorida,madre mia¡!la de DESTINOS diferentes que pueden salir de aqui.

Espero ansiosa la proxima estación.

Besos compartidos:)

melek dijo...

En el tren siempre suceden cosas interesantes.......Incluso de los percances como este.............puedes entablar mas de una conversación de lo sucedido, si fuera un trayecto normal hablarias con una persona o con ninguna......

Un abrazo

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Buenísimo.
Bien por vos y Salmoreli.
Un abrazo fuerte a ambos.

salmorelli dijo...

Sonriendo, por los comentarios del ferroviario en tareas de limpieza y mantenimiento de aquella olvidada estación, Adrián, se alejó de ellos en busca de una la lata de refresco a un lugar donde esperar placidamente la reparación de la maquinaria.

Los niños, jugaban a ser maquinistas alrededor de una replica de una locomotora de primeros del siglo XX, ubicada a la entrada del anden, mientras que el resto de viajeros se entretenían en corros de conversación o al amparo de unos momentos de lectura para sobrellevar el retraso del viaje.

Encontrando un banco libre donde sentarse. Un banco en prefecto estado de conservación, gracias a Braulio y Germán, situado contra la fachada que separaba la entrada a la sala de espera y de venta de billetes de la estación, abrió una lata de te helado y sacó el cuadernillo de anotaciones que había comprado antes de salir para iniciar a esbozar su primera novela. De repente, un aroma familiar, agradable e intenso le hizo levantar su cabeza (¿Ese olor?-pensó.-) Tardando en asociarlo, por fin sonrió poniéndose de pie de un brinco. Era la misma fragancia que desprendía el jersey olvidado por aquella chica en el punto de partida.

Fue de un lado hacia otro, pero no la encontró. A continuación, se adentró en la estación, y fisgoneó por las pequeñas salas de espera dispuestas alrededor del patio central con la misma suerte. A su paso, se detuvo ante el fragmento de Machado y leyéndolo completamente embobado.

En ese momento, Julia, salía de los lavabos del fondo del pasillo en dirección al andén sin reparar en que aquél desconocido podía andar buscándola para entregarle su prenda.

- ¿Le gusta la poesía, amigo? –preguntó, Braulio, el ferroviario.-
- Es apasionante ¿no cree?
- No, que va… el que conduce es Germán, yo de volante…
- No, le digo que la poesía de Machado es apasionante.-insistió, Adrián.-
- No se esfuerce, viajero. Ya le dije que está como una tapia.-explicó, riendo Germán.-
- Le hablaba del poema de “Campos de Castilla”.-contestó, al tiempo que vio salir con el rabillo de ojo a Julia, hacia el exterior.- Perdonen amigos, si me disculpan…-añadió, dejando a ambos compañeros con la palabra en la boca y saliendo a la carrera hacia el andén.-

Las azafatas, para contentar a los viajeros que empezaban a impacientarse, se afanaban en entregar pequeños bocadillos y mini-briks de zumos, tras rebasar los cuarenta minutos de espera desde que el tren se detuviera con la certeza de que no había demasiadas expectativas de que el arreglo llegase pronto.

- ¡Perdón, señorita!-gritó, Adrián, comprobando que Julia, se perdían entre un grupo de mujeres que soltaban grandes risotadas.-

Mary dijo...

¿a que estaremos al gato y el raton hasta la ultima estación?...pufff¡! QUE RABIÓNNNNN.

igualmente besos compartidos.

melek dijo...

Casi la pilla......abrá que esperar a la proxima estación haber que pasa.

Un abrazo

Edurne dijo...

Por poco...hay que seguir enganchada,bueno a los dos les gusta Machado,Adrian va ganando puntos,al principio no me caía muy bien.
Abrazos

Lola dijo...

“…Se empleó con fuerzas para que su voz llegara a los oídos de Julia, pero el murmullo de las personas que se encontraban junto a las vías del tren impidió que la pretensión fuera satisfecha.
Julia, con gran esfuerzo, puesto que los escalones estaban bastante altos, entró de nuevo en el vagón.

Las mujeres que estaban reunidas, fuera de la máquina, comentaban la tardanza en reanudar la marcha y empezaron a impacientarse. Al día siguiente, bastante temprano, acudirían a una manifestación contra la carnicería de animales para hacer abrigos de piel, entre mucho de los carteles que decoraban sus asientos se podía leer un de ellos que decía “¿Cuántas vida para un abrigo?”
La más alta de todas estaba dando las instrucciones oportunas para que todo saliera según lo previsto;

- Cuando lleguemos al hotel, en una de las habitaciones, ensayaremos el desnudo –decía a viva voz- nos quitaremos toda la roma y nos tumbaremos de forma que nadie tape a nadie. Recordad que seremos muchas las personas allí congregadas y todo tiene que salir perfecto.
- Pero, ¿no crees que pasaremos algo de frío? –añadió una de ellas dando una calada a un cigarrillo de liar-
- Pues si piensas eso, todavía estás a tiempo de no participar –sentenció de forma rotunda la coordinadora y nadie más tomó la palabra-

Cuando Julia llegó a su asiento, María, su compañera de viaje, aún seguía leyendo aquella misteriosa novela,

- ¿Qué tal Julia?, ¿qué es lo que ha pasado?
- Pues sinceramente no lo sé, simplemente he visto a dos operarios, pero creo que nada tienen que ver con las operaciones de mantenimiento o arreglo de un locomotora, están todo el tiempo barriendo
- Ajá!!, pues no sé lo que estarán esperando para que esta máquina se ponga de nuevo en camino, estoy un poco cansada de estar tanto tiempo esperando –dijo resoplando la simpática compañera-
- Yo también estoy un poco aburrida –dijo Julia cuando una persona inesperada hizo que la voz le cambiara de tono y la sonrisa le llegara de oreja a oreja-…”

Mary dijo...

Vereis como esa voz será del barrendero,que parece que tiene un papel inportante en este destino...que mania de intrigar tanto,puffff ahora el Maestro sale por peteneras en el siguiente capitulo y nos quedamos sin saber si Julia recupera el jersei o no.

besos compartidosssssssssss¡!

salmorelli dijo...

“…Adrián, corrió hasta alcanzar el coche de la persona que se había convertido inesperadamente en protagonista de la aventura que acababa de comenzar tan solo hacía unas horas.

- ¡Eh, Colega! –gritó desde el anden su incomodo compañero de viaje.-
- (¿Y ahora que querrá éste?) .-pensó, apunto de adentrase en el vagón.- ¿Qué te sucede? –preguntó, de no muy buenas ganas.-
- ¡Que te has perdido los bocatas que han repartido! , te andaba buscando pero no te encontraba por ningún lado, pibe.-contestó, el muchacho para su sorpresa.-
- Vaya, hombre, muchas gracias.-dijo, sonriendo.- pero no te apures, no tengo mucha hambre.-
- Vale, vale, colega, no vemos dentro de un rato, voy a ver si pillo otro para el camino.
- De acuerdo, hombre, vete tranquilo.-añadió, Adrián, riendo abiertamente y asintiendo con su cabeza.-

Al adentrarse en el vagón, miró a derecha e izquierda intentando adivinar la dirección que habría tomado la dueña del dichoso jersey. Llevado por su instinto, giró a su izquierda y se topó con una joven que animosamente parecía saludar de espaldas a otros viajeros.

- ¡Julia! , ¡Es increíble! ¿Qué haces aquí? –exclamaba, gesticulando con sus brazos.-

Por fin, al situarse junto a ésta pudo descubrir que se estaba dirigiendo a la dueña de la prenda en cuestión. Julia, con su radiante sonrisa se incorporaba para abrazar a su amiga Miriam, a la que hacía años que no veía al tiempo que miraba al recién llegado queriendo relacionarlo con ella.

- Hola.-dijo, Adrián.-
- Hola.- contestó, Miriam, para sorpresa de Julia.- ¿Acompañas a Julia? .-preguntó, interesada y dejándole paso.-
- No, verá…la verdad es que no os conozco, tan solo es… que tengo algo que le pertenece a tu amiga.-explicó, Adrián, quedando completamente prendando de la belleza de Julia, mientras María, perpleja cerraba el libro para contemplar la divertida escena.- Perdona, pero tengo un jersey que creo que olvidaste en la estación-añadió.-…”

Mary dijo...

QUE SUSTO¡!POR UN MOMENTO PENSÉ QUE SE MARCHABA CON EL PIVE A POR EL BOCATA....AHORA SI QUE ESTA EMOCIONANTE DEVERDAD...VA LOLA,NO DETENGAS MUCHO TIEMPO EL "DESTINO ".

ME GUSTAAAAAAAAAAAAAAA¡!

BESITOS COMPARTIDOS:)

susi dijo...

QUE GUAY COMO ME GUSTA.ESTA MUY EMOCIONANTE.Y TU MARY NO TENGAS TANTA PRISA,LAS COSAS SE HACEN A POC A POC.besitos

tatima29 dijo...

ESTO ESTA CADA VEZ MAS INTERESANTE. SOIS GENIALES.
BESOS PARA LOLA Y TOMAS.

Lola dijo...

“…Julia, por unos instantes quedó sin palabras. La cara de Adrián le parecía tan familiar que, mirándolo fijamente a los ojos, pensó en lo que le estaba diciendo, no coordinaba la vista con las palabras.

- ¿Cómo?, ¿un jerseys? –titubeó Julia-
- Pues sí, cuando te levantaste del sillón de la estación lo recogiste todo menos esta prenda –alzó el brazo, un ilusionado Adrián, para mostrárselo-
- Ya recuerdo, de hecho hace poco me entró frío y cuando miré en mi cintura no lo tenía atado, pensé que lo había perdido…No sabes cuanto te lo agradezco.
- No tienes nada que agradecer chiquilla, no me costó trabajo alguno recogerlo, pero si te digo la verdad pensé que no te vería a lo largo del viaje. Por sorpresa te vi salir de la estación y decidí seguirte para entregártelo
- Jajajaja!!!, llevas toda la razón, me podía haber bajado en la estación anterior o ni si quiera coincidir contigo, pero ya veo que el destino se deja ver en alguna que otra ocasión.

Miriam se dedicó a escuchar aquella conversación que, por sorpresa, se había encontrado en aquel vagón. Su amiga Julia seguía como siempre, agradable con cualquier persona que se le acercarse, la sonrisa en la cara y escuchando a todo aquel que quisiera decirle algo, no había cambiado.
Mientras tanto, María lo seguía todo sentada desde su asiento, no le apartaba ojo a su compañera de viaje, atendía con atención cada una de las palabras que allí se estaban cruzando.

-Bueno, no quiero interrumpir más vuestra conversación, así que aquí se lo dejo –apoyándolo sobre el respaldo del asiento-
- Muchas gracias de todo corazón, tenía mucho cariño a este jerseys y ha sido una sorpresa tenerlo de nuevo entre mis manos, como ya le he dicho antes, lo daba por perdido
- Hasta luego chicas, que tengáis buen viaje –se despidió Adrián con ganas de quedarse, no sabía lo que le pasaba, pero algo en su interior le decía que no se apartara de ese estrecho lugar del tren-
- Igualmente, muchas gracias y deseo que también tengas buen viaje –sonrió Julia, sin apartarle la vista-…”

Mírame... dijo...

uyyyy!!! qué pasará??? Genial!!!

Mary dijo...

Nunca hay que darlo todo por perdido, quien sabe lo que te depara tu "DESTINO".

besos compartidos¡!

salmorelli dijo...

“…Malas noticias comunicaban las azafatas y responsables del tren a los pasajeros, trascurridas dos horas desde que se detuviese la máquina. La avería, al parecer, podría tardar aún horas en repararse. Se les informó con detalle, de que estaban esperando un servicio de catering para la hora del almuerzo y de que se les devolvería el importe del billete una vez que alcanzaran sus respectivos destinos.

Una gran mayoría gritaba fuera de sí por lo que supondría un retraso de ese prolongado espacio de tiempo en sus respectivas vidas. Otros en cambio intentaban tranquilizarlos frenando los insultos que vociferaban sin miramiento alguno contra los empleados de la compañía ferroviaria.

Adrián, sonreía recordando lo que hubiese supuesto en su ajetreada y estresante agenda un retraso de dicho calibre. Ahora, sin embargo le daba exactamente igual ocho que ochenta, y aunque no pensaran lo mismo las futuras manifestantes en pro de los derechos de los animales, que veían caer al traste sus planes de desfilar desnudas ante el prestigioso fotógrafo judío, Ronald Tibermann, a él le traía al pairo la avería. Es más le estaba resultando incluso divertida la aventura, y mucho más si se detenía a pensar que con ello ganaba tiempo para conocer más a fondo a la desconocida que había perturbado felizmente su viaje.

Con tranquilidad se acercó al coche de la cafetería y pidió un café en vaso de plástico, para disfrutarlo en el andén en compañía de un cigarrillo.

- ¡Eh! Colega ¿quieres un refresco? –Preguntó, riendo Adrián, a su compañero de viaje, que a dos carrillos engullía uno de esos bocadillos que habían repartido.-
- Gracias tronco, estaba a punto de atragantarme.-contestó el joven.-
- Pero, apaga de una vez ese chisme y disfruta de una simple conversación.-indicó, Adrián.-

Mientras disfrutaban del singular acercamiento, Julia, junto a sus amigas cruzaba por delante de ellos saludando animosamente con la mano.

- Parece que le gustas a la chavala… Es muy guapa…
- Venga…, no digas tonterías.-dijo, Adrián, al tiempo que ponía cara de bobalicón al devolverle el saludo con una sonrisa a Julia.-
- Lo que tu digas, pero la tienes en el bote, tronco…”

Mary dijo...

Aaaaaaaaaaaaaah¡! como molan estas averias de tren.

Me teneis en el bote troncos jajajj.

Beso compartido :)

susi dijo...

COMO ME GUSTAN ESTOS ENCUENTROS.KE SI KE NO ME GUSTA ....besitos .

Mariia dijo...

Lola! :)
Muchísimas gracias por pasar y dejar tu firmita jeje. Me hago seguidora tuya!
Y por cierto esta bastante interesante tu entrada.
Un beso!

Lola dijo...

“…-Pero si no la conozco de nada chaval, sólo coincidí con ella en la estación y le he devuelto el jerseys que se dejó en uno de los asientos, incluso pensé que no volvería a verla –explicaba a modo de excusa Adrián-
-Si, si, pues menuda coincidencia y, para no conocerla de nada las pupilas te han brillado bastante, si la conocieras…no te digo nada… -se burlaba el joven poniéndose la gorra al revés-
-Jajajajajaja!!!, mis pupilas brillando???, pero qué estás diciendo? Creo que ves cosas raras, esa música todo el día puesta en los oídos te está haciendo ver cosas que son –sonrió un sonrojado Adrián, mirando hacia otra parte buscando a Julia-

Julia, caminaba junto a Miriam y María, por los alrededores de la estación. No paraban de charlar e intercambiar opiniones. Aquella parada fortuita parecía no haberles afectado en absoluto, tomaron aquellas horas como una gran oportunidad de reencuentro y como ocasión para conocer a personas nuevas.

-Oye María cuéntanos algo de ti –preguntó Julia a su compañera de viaje-
-Pues no sé muy bien que contaros, os diré que soy de un pueblo de Barcelona y que después de pasar unos días en Sevilla retorno hacia mi hogar. Reconozco que me voy triste porque me dejo mucho en la ciudad de los sueños, pero a la vez muy feliz porque mi gran amigo Tomás ha presentado su novela en dicha ciudad, toda una pasada –adjuntó ilusionada María-
-Que bien!!!, me alegro muchísimo por tu felicidad y por la presentación de esa novela que tan intrigada me tiene –respondió Julia-

María, era una persona muy extrovertida, enamorada del poder de la naturaleza y creyente acérrima de un Buda que decoraba el salón de su casa. Solía regalar cuarzos de colores a sus amigos eligiéndolos dependiendo del color que los identificara y siempre estaba ideando cosas para hacer feliz a las personas que, aun en la distancia, sentía cerca…”

angelitos dijo...

¡huy,huy,huy ese buda me suena de algo.¿de quien será?
besos.

Mary dijo...

Muy muy muy cerca.

Besos compartidos :)

Pd.Angelitos,¿de quien crees que puede ser?

susi dijo...

BUENO DEJAREMOS ADRIAN CON SUS PUPILAS BRILLANDO Y A MARIA YA LE DIRE KE HAVER SI ME REGALA AMI UN CUARZO KE YO NO TENGO....JIJIJI besitos.

salmorelli dijo...

“…El sol comenzaba a ponerse, y el frío arrastraba de manera espontánea de los viajeros hacia el interior del tren. Adrián, expectante e ilusionado como un adolescente, aguardaba en el andén para ver pasar a Julia. Miguel, que era el nombre del mozuelo que lo acompañaba, le indicó que estaba arrecido y que se marchaba para dentro.

- Vas a coger frío, tronco…
- No te preocupes, enseguida voy.-contestó, Adrián.-

Vio pasar a las acompañantes de ella muy sonrientes e inquieto decidió salir a su encuentro. Tal vez estaría aún en el interior de la estación y esto propiciaría un encuentro casual para volver a cruzar unas palabras con Julia.

- ¿Dónde va, amigo? ¿A ver si sale el tren y le deja aquí? –Indicó, Braulio, el ferroviario, al verlo entrar de nuevo en la estación, mientras, Adrián, le contestaba devolviéndole una sonrisa.-

Se adentró en la ya prácticamente desierta estación, de la que salían algunos viajeros de la zona de los servicios, y vio venir a Julia hacia él.
- ¡El salvador de mi jersey!-exclamó con una sonrisa resplandeciente en su rostro.-
- Vaya, nos volvemos a encontrar.-contestó, Adrián, pensando que se le podían haber ocurrido otros argumentos para saludarla y que pareciera casual el saludo.-
- No era muy difícil, ¿no cree? –contestó, Julia, para confirmar la absurdez de su respuesta.-
- Pues sí, llevas razón. Tus amigas se han subido ya al tren.
- ¿Y tú te quedas? –preguntó, riendo.-
- No, si aún no nos vamos, pero la gente empieza a tener frío…
- Es broma.-contestó, Julia, haciéndolo sentir ridículo.- ¿Me dejas que te invite a algo?
- Mejor te invito yo.
- No, invito yo. Es lo menos que puedo hacer por la persona que ha custodiado mi jersey durante todo el trayecto.
- De acuerdo. ¿Vamos al tren?
- No. si te parece sacamos algo de las máquinas y no sentamos en uno de estos bancos… estaremos más tranquilos.
- Como quieras.-contestó, Adrián, intentando disimular el frío, para no perder la posibilidad de quedarse a solas con ella.-…”

Mary dijo...

Por mucho frio que haga,Adrian, tu aguanta como un campeón,lo unico que te puede pasar esque le tengas que pedir el jersey prestado aunque creo que no es tu talla.

aguanta machote jajajaj.

Besos compartidos:)

Lola dijo...

“…Ambos se dirigieron hacia la entrada de aquella estación solitaria que, con la caída de la tarde, empezaba a llenarse de sombras y tonos ocres haciéndola más sobria y fría.

Había dos máquinas, juntas y atadas por dos grandes cadenas con candado en punta para que nadie se las llevase, llenas de luces de colores que contrastaban con el gris de aquel lugar perdido.
Bebidas en una de ellas, aunque había algunos huecos vacíos, y cosas para comer en la otra, que más que comer se podría decir que era colesterol empaquetado, snack de todos los tipos y chocolatinas de todos los sabores.

-¿Qué te apetece de beber?- preguntó Julia a su acompañante sin apartar la vista de las chocolatinas.
-Umm… pues me tomaré algo sin gas, ¿hay trina de manzana? Si hubiese es lo que me gustaría tomar.
-Pues estás de suerte amigo, hay lo que deseas tomar, yo me tomaré lo mismo que tú, así no nos pelearemos- bromeó Julia dedicándole una pícara mirada.

Adrián, mientras Julia sacaba dinero de su monedero, la miraba fijamente y sentía algo muy extraño en su interior. No la conozco de nada, pero me inspira una confianza extrema –se dijo sin apartar los ojos de su cara-

-Ya está, toma, uno para ti y otro para mi, ¿de comer quieres algo?, yo me sacaré una chocolatina de chocolate blanco, son mis preferidas- sonrió Julia.
-No, no te preocupes no me apetece comer nada ahora mismo, muchas gracias guapa-.

El frío arreciaba el apeadero de la estación y Adrián ya no podía disimular el movimiento de su cuerpo debido a los escalofríos, y sin pensarlo dos veces le pidió a Julia que buscara otro lugar para resguardarse un poco de aquella bajada de temperaturas…”

Mary dijo...

Escalofrios????,hay Adrian lo tuyo es otra cosa,Julia seguro que hay algun rinconcito interesante donde poder hablar sin tiritones jajajj.

Un besazo.

Gracias por este capitulo,sigo esperando mas.

salmorelli dijo...

“…Una pequeña sala de espera, decorada con infinidad de cuadros y ornamentos relacionados con la historia ferroviaria de aquella zona, parecía ser la única dependencia habilitada con calefacción en la que poder guarecerse del frío hasta aguardar agradablemente a que partiera el tren.

- Esto es otra cosa, me estaba muriendo de frío.-dijo, Adrián, frotando sus manos.-
- Es cierto. De que manera bajan las temperaturas en este dichoso lugar.-contestó, Julia.- ¿Quieres un poco de chocolatina? –volvió a preguntar acercando el dulce hasta rozar suavemente las manos de su acompañante.-

Adrián, pareció repasar con hábil rapidez la situación que estaba viviendo. Pensaba en como era posible aquél idílico momento. Tan solo hacía una semana que había roto su entretenida relación con Raquel, una niña pija, bien relacionada y heredera de los grandes almacenes de textil “Ripollet”, que había arrojado en su declive unos resultados de los más tortuosos y completamente insostenibles. Por ello había jurado darse un tiempo de completa soltería antes de iniciar una nueva relación.

Un tiempo en el que encontrarse a si mismo, un tiempo para realizar proyectos aparcados, un tiempo en el que confirmar que su estrés por motivos laborales se había esfumado, y sobre todo un tiempo en el que no caer, a las primeras de cambio, ante las tentadoras redes de otra mujer. Tenía como una de sus metas la nula dependencia hacia relaciones serias, ya que a la larga por experiencia se convertían en conflictivas. Su promiscuidad, era un rasgo remarcado en su personalidad y del todo incomprendido por las mujeres que habían ocupado últimamente su vida, pero aquella mujer con preciosos ojos negros y sonrisa embaucadora, que tenía frente así ofreciéndole chocolate, estaba tentándolo desde el minuto uno en que la vio en la estación de Sevilla, antes de partir.

- Gracias, Julia, tu insistencia es seductora.-contestó, al fin Adrián.-
- Uff!! No te puedes ni imaginar lo insistente que puedo llegar a resultar a veces.-contestó, con sonrisa picarona, acercando el chocolate a su boca.-

Guiado por un impulso irracional, Adrián, se inclino a tomar la chocolatina culminando el gesto con un suave beso en los labios de Julia, que más allá de quedar sorprendida respondió dejándose llevar por el gesto de aquél hasta ahora desconocido…”

Edurne dijo...

Pero bueeeeno,me he quedado amazed yo que creía que ibamos a sufrir en la estación y ya está...

Mary dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAHH¡! VIVA EL CHOCOLATE, ADRIAN HABER SI TE ENTERAS QUE CUANDO LLEGA ,LLEGA Y NO SE PUEDE ELEGIR EL MOMENTO,ESO LO DECIDE EL CORAZÓN,JIJIJI COMO ME GUSTA ESTE PARÓN.

BESITOS COMPARTIDOS:)

asun dijo...

¿pero que es esto? si se acaban de conocer En mis tiempos no pasaba esto Sospecho que la culpa es del chocolate ( demasiado ardor Ya sabeis Haber que pasa Ya estoy temiendo algo besitos

salmorelli dijo...

“…Nada sabía de ella, pero tampoco hizo falta. Enredados por una pasión desatada, dieron riendas sueltas a su libertad más absoluta y durante largos minutos se besaron con el corazón acelerado queriendo saciar su necesidad de amar.

Al poco se miraron a los ojos, temiendo que se rompiera aquél momento mágico, y la voz destemplada de uno de los empleados de renfe indicaba que el tren reanudaba su marcha en breves instantes, rompiendo el encantamiento de aquellos recién conocidos.

- Parece que nos marchamos.-dijo, Julia, susurrando a su oído.-
- Justo cuando no quería que….
- No digas nada, desde hoy estos serán nuestros momentos…
- ¿Pero…?
- Lo sé, desde hoy entre nosotros no hacen faltas las palabras.-aclaró, Julia, besando suavemente su boca.-
- Julia, ni tan siquiera se cual es tu destino…
- Yo el tuyo tampoco, pero no hace falta.-volvió a repetir.-
- ¿Te volveré a ver? –preguntó, Adrián, acariciando su rostro con el dorso de la mano.-
- Tan sólo es un alto en el camino…
- Tu camino y el mío están unidos desde el momento que te vi en la estación.
- Creo que desde antes…-contestó, Julia, volviéndolo a besar.-
- Tal vez si me dices donde vives, a donde vas…
- No hará falta. Si el destino lo desea nos volveremos a encontrar.-sentenció, Julia, incorporándose del banco, ofreciendo su mano para ayudarlo a levantarse.-

Paseando lentamente como dos adolescentes llegaron hasta el andén. Desde la ventana, María, hacía señas a su compañera de viaje para que subiera al tren que estaba a punto de echar a andar. Adrián, en lo más profundo de su corazón sabía que volvería a verla. Sabía que su destino era revivir ese momento que acababa de gozar junto a ella…”

CONTINUARÁ- Un beso, Lola.

mary dijo...

Porsupuesto que continuara,ni se os pase por la cabeza dejarme asi mucho tiempo,por que estoy que me desago....me lo leo otra vez pero ya¡!Dios mio cuanta ternura tiene esta pareja.

Un beso compartido,pero de los mas grandes que tengo para "LOS MAS GRANDES".

susi dijo...

QUE BONITOOOOO¡¡¡¡¡ CUANTO AMOR MENCANTA.ME TENEIS ENGANCHAISIMA.besitos

Lola dijo...

“…La vida amorosa de Julia era un poco ajetreada, desde hacía algunos meses mantenía una relación a distancia con una persona que desde el primer momento llenó su corazón de zumbidos. Sabía de sobra que no era fácil aquella relación, pero luchó porque entendía que el amor no sabía de kilómetros y cada vez que podía ponía en marcha la locomotora de la ilusión y se disponía a mirar aquellos ojos que cegaban.

Aunque esta vez, desde el minuto cero, tenía la impresión de que aquel viaje cambiaría, de nuevo, el rumbo de sus velas. Una corazonada le susurró que no merecía la pena mendigar amor y que había personas dispuestas a darlo todo por ella, así que al subir al tren ya pensaba en qué le depararía la vida.

Adrián se adelantó y subió antes que ella, de manera que así la ayudaría desde arriba. Cogió la mano de Julia, la acarició y la miró a los ojos, y con un suave tirón la introdujo en el vagón. La fuerza hizo que ambos cuerpos quedasen pegados y sin reparo alguno se dieron un largo beso, a modo de despedida, antes de que cada uno se fuese a ocupar sus asientos.

- Hasta pronto Adrián, seguro que el destino juega de nuestra parte- guiñó la joven.
- Eso espero, no deseo más que volverte a ver y besar tus dulces labios- dijo Adrián con cara de felicidad y preocupación a la misma vez-
- No te preocupes cielo, volveremos a encontrarnos y entonces…- dejando la frase sin terminar se perdió entre la gente-
- Hasta pronto mi vida- quedó inmóvil Adrián perdiendo la vista en el cuerpo de Julia-…”

Mary dijo...

HAY DIOS MIOOOOOOO¡!OS PROMETO QUE ME DERRITO POR MOMENTOS,NUNCA PENSE QUE ME GUSTARIA TANTO VIAJAR EN TREN PUFFF¡!

BESOS COMPARTIDOS.

Edurne dijo...

No sé...yo creo que el café del tren tiene algun producto jamaicano porque el chocolate ere del de...cacao no?estos dos van muy deprisa y eso que el tren está parado,estan en Castilla no?pues como se suele decir ANCHA ES CASTILLA!!!
MUXUS

asun dijo...

pues sera muy ancha Castilla pero para estos dos parece un pasillo estrecho Como el viaje a su destino quede lejos mmmmmmmmmmm

melek dijo...

Que triste se ha quedado él, no te preocupes Adrian el destino está escrito y si quiere que algún dia os encontreis....os encontrareis no fuerzes los acontecimientos.Si no quetate con el reccuerdo de esos bellos momentos.Pero no vivas de ellos.....

Un abrazo

salmorelli dijo...

“… - ¿Dónde te metiste? Un poco más y creo que te quedas en tierra.-Dijo, Miguel, apartando su mochila del asiento de Adrián.-
- Eso tenía que haber ocurrido…-suspiró, Adrián.-
- No te entiendo, tronco.-contestó el joven.-
- Ni yo tampoco.-sentenció, Adrián.- anda vamos a descansar un poco, y a ver si llegamos de una vez.

La contestación de Adrián a Miguel, era más bien para quitárselo de encima, ya que antes llegaba andando a su destino que conciliaba el sueño en busca del descanso. Apoyando su cabeza contra el respaldo, repasaba cada segundo junto a Julia, y se sentía completamente erotizado. Su pensamiento y la sin razón del enamoramiento repentino lo llevaba a querer besarla otra vez. Necesitaba sentir el tacto de sus labios en los suyos, y preso del nerviosismo hacia el ademán de levantarse para ir en su busca, pero por lo contrario se sujetaba así mismo. (Ella me ha dicho que nos veremos si el destino lo cree oportuno) –Pensaba.- (eso se puede considerar una despedida, ¿Qué me estoy creyendo?, no se nada de ella ni de su vida ¿y me creo con derecho, por haberla besarla circunstancialmente, de entrometerme en ella?) –Se decía.- (Y yo, que estoy haciendo, no puedo volverme loco por una desconocida) –añadía, para su desconsuelo.- (¿Y porqué no?, el destino la ha puesto en mi camino, y deseo besarla…)

- ¡Eh! ¡Eh, tronco! –gritaba, Miguel, tocando su hombro.-
- Si dime. -contestó, Adrián, saliendo de su duermevela de inquietud.-
- Que me bajo aquí, que ya he llegado a casa ¿tu sigues camino?
- Si a mí aún me queda, ¿Qué hora es?
- Pues han pasado dos horas desde la avería, ¿en qué piensas?
- Nada, nada… bueno, Miguel, que te vaya bien.
- Pues claro, ¿Cómo sino iba a irme? –bromeó el chaval.- Ya nos vemos, ¿vale tío?
- Vale, tronco.-contestó, Adrián, que en el fondo le había tomado aprecio al joven de la música infernal.-…”

Mary dijo...

contradicciones que solo el "DESTINO"puede resolver,haber que pasa,tendremos que esperar.

besos compartidos¡!

melek dijo...

Será el destino.....Demasiadas preguntas te haces.....Vas a sufrir mucho con tanta incertidumbre.....

Un abrazo

sueños dijo...

Mi embriagadora amiga, ya pase por el sitio de su maestro y me puse al corriente de sus ultimas novedades.Tambien he apreciado cierta disconformidad en sus escritos anteriores al que comparte junto con a mi embriagador amigo. Realmente espero que este relato iguale al ultimo que compartieron. un saludo

asun dijo...

pero asi es el amor Esa mezcla de sentimientos que nos hace estar en una montaña rusa mientras va surgiendo Y yo creo que eso es lo que le esta ocurriendo a Adrian

Lola dijo...

“…Julia, un poco acalorada y nerviosa llegó a su sitio. Al acercarse a María, ésta le sonrió y los pómulos de Julia parecía haberse pintado del más rojo intenso, le subieron los colores porque entendía perfectamente la mirada de su compañera de viaje.

-¿Qué tal muchacha?, un poco más y te quedas en la estación, jajaja- bromeó de forma pícara María.
- Que va mujer, si simplemente hemos hablado un ratito- justificaba entre risas Julia.
- Claro, si yo no digo lo contrario, quién dijo que no hubieras estado hablando, por Dios si yo no he pensado otra cosa, ¿qué creías?
- Jajajaja, pues llevas razón he contestado a una pregunta que no me has hecho, vaya tela como estoy…-suspiró la joven.
- No te preocupes guapa, las cosas pasan y la mayoría de las veces no le preguntes la razón, son y punto. El destino hace que dos almas se unan sin haberse conocido antes, cosas curiosas, pero bellas, ¿no crees?- preguntó María.
- Pues sí, llevas toda la razón, pero yo ahora no quiero pensar en nada ni en nadie, necesito calma en mi vida personal y no pretendo precipitar nada, ¿me entiendes?
- Claro que te entiendo, aunque no sé cuál es tu pasado, pero te diré algo, algunas veces la vida no te da tregua para tomar o empezar otro camino, te lleva de la mano sin darte cuenta. Cuando una puerta se cierra una ventana enorme y colmada de flores se abre, eso tenlo siempre presente- adjuntó la que se estaba convirtiendo en una buena amiga.
-Puede que lleves razón María, pero ahora necesito relajarme y lo que tenga que ser será, así que si no te importa intentaré dormirme un poco antes de llegar al fin del trayecto, ¿vale?
- Vale pequeña, descansa y sueña, yo estaré a tu lado.

Después de aquella parada fortuita, la vida de Julia empezaría a cambiar a pasos agigantados, sus pupilas brillaban con destellos de luz y su corazón parecía salirse de su cuerpo…”

susi dijo...

OOOOOO!!!!!!! KE BONITO ES EL AMOR.LOS DOS CON MARIPOSAS EN EL ESTOMAGO.BUENO EL DESTINO LO DIRA TODO.besitos

Mary dijo...

Diga lo que diga Julia,el destino es el que manda,y yo que quieres que te diga con un hombre así,¿quien necesita calma?...Como dice Susi,QUE BONITO ES EL AMOR.

Besos compartidos:)

salmorelli dijo...

“…Somos presa de nuestros propios sentimientos, y cuando la pasión nos atrapa perdemos la conciencia y la razón en busca de ese amor tan fugaz como la vida misma…, leyó sonriendo Adrián, uno de los pasajes del libro “Si pecado es el amor”, que mantenía en sus manos, escrito por varios autores sevillanos.

Las azafatas, pasaron sin hacer demasiado ruido anunciando que en unos cuarenta minutos llegarían a Zaragoza, última parada del tren, que llegaba con cuatro horas de retraso a su destino.

Adrián, para despejarse decidió tomar un último café. Al llegar al coche-bar, parecía raro que hubiese tan poca gente, pero tampoco era tan de extrañar, ya que el ochenta por ciento de los viajeros, roncaban a pierna suelta en sus asientos.

- Señorita, por favor. Me pone un cortado de café con leche templada.
- Como no, ¿Algo de comer, caballero?
- No gracias, solo el café.

Retirándose al mostrador de una de las ventanas, su corazón palpitó de nuevo al ver a María, entrar en la cafetería saludándolo con la mano. Cortésmente, respondió tímidamente al gesto, con la esperanza de ver entrar en cualquier momento a Julia, pero no fue así.

- Hola, al fin vamos a terminar el viaje…-indicó, María, acercándose a el con un café solo y humeante en sus manos.- ¿le importa si me quedo aquí?
- No, claro que no.-contestó, Adrián, apartando su taza y el libro que estaba leyendo, para hacer sitio en el pequeño mostrador.- ¿Vive en Zaragoza o viene a hacer turismo?
- Un poco de turismo…necesitaba realizar un viaje en el que encontrar mi propia soledad. Ya sabe sin niños, ni amigos, ni marido… Yo vivo en Barcelona.-añadió, aclarando su procedencia.-
- Vaya, pues parece que andamos buscando un mismo fin, aunque lo mío espero que dure más tiempo.-contestó, Adrián, sonriendo.- A mi no me espera nadie… o eso espero.-añadió.- Me refiero a nadie que pueda ya interferir en mi día a día… porque si que me esperan la familia y los buenos amigos, claro.-aclaró, Adrián, haciendo sonreír a María.- ¿Y sus amigas?
- ¿Mis amigas? ¡ah! , lo dice por Julia, y la otra chica… Las he conocido a lo largo del viaje, pero no son mis amigas… buenas chicas, ¿verdad? –preguntó sin dejar contestar a Adrián.- ya lo vi charlar con Julia…es una buena chica, créeme.-añadió socarronamente…”

Mary dijo...

Hay madre quedan 40 minutos de viaje¡!,Destino,tratalos bien por favor.

Besitos compartidos:)

Lola dijo...

“- Y tanto que la creo mujer, lo que he podido hablar con Julia no me ha hecho pensar lo contrario, me parece una chica encantadora, con una dulzura tremenda y llena de cosas por hacer,- dijo Adrián con una buena sonrisa y mirando al horizonte que parecía no llevar tanta prisa como aquella máquina que se acercaba a su destino.

- A mí me ha dado la misma impresión, he visto en ella una caja de ilusión que aún no ha encontrado la persona ideal para compartir todo lo que lleva dentro. En este largo, y la vez corto, espacio de tiempo he visto en ella transparencia en su corazón, deseos de cambio y ganas de gritar a los cuatro vientos que ama a la vida, no sé quizás me equivoque, pero ha sido mi impresión- concluyó María dando un sorbo a su café.

- Creo que llevas razón, sinceramente no la conozco de nada, pero tengo la sensación de que está en mi vida desde hace mucho tiempo. Hemos hablado poco tiempo, pero considero que ha sido lo suficiente para que pueda saber como es a la perfección, no sé, es algo que no puedo explicar.

- No te preocupes, sé lo que quieres decirme y comparto contigo la idea que tienes de ella, es una persona que se hace querer.

Ambos pasajeros estuvieron hablando algunos minutos más hasta que decidieron ocupar de nuevo sus asientos porque el trayecto estaba llegando a su fin. Una estación más y el viaje habría finalizado.

- María, dale recuerdos a Julia de mi parte, dile que confío en el destino- volvió la cabeza Adrián para dar el recado que su corazón quería.

- Está bien hombre, se los daré de tu parte. Por cierto!!!, nunca dejes de confiar en ese destino, es el que nos lleva de un sitio para otro, el que nos mueve y el que pone a personas en nuestro camino que jamás hubiéramos reparado en ellas, nunca lo olvides. Que lo pases bien!!!

- Igualmente, disfruta de esto días de soledad y gracias por la conversación, hasta pronto, María…”

salmorelli dijo...

“…Echando la vista atrás, Adrián, repasó, ya de nuevo en su asiento, los devaneos y aventuras de las que había gozado en compañía esas mujeres que habían compartido su vida. De todas guardaba un gran recuerdo e incluso se sonreía al recordar las situaciones en las que se había visto envuelto simplemente por una conquista, por arrancar un beso e incluso lo mal que lo había pasado al terminar la relación con más de una de ellas. Siempre se había considerado un romántico, un don Juan y un enamoradizo.

Tal vez, jamás fue comprendido por ninguna de ellas al cien por cien, o tal vez era un tipo raro como decían la mayoría. Lo cierto es que se sentía un alma y un ser libre. Libre para amar y desamar, para compartir o para levantar sus alas en busca de otra nueva libertad que le ayudara a volver a soñar. En definitiva un soñador despierto, hastiado de monotonía y de reglas pactadas. Necesitaba en cada momento sentirse vivo y ambicionar esos momentos mágicos en los que compartir su amor, su pasión y sus aventuras.

Adrián, que siempre había creído en un amor sin ataduras eternas, adoraba a la mujer. A la mujer en toda su extensión. Veneraba de ellas tanto sus encantos, como su astucia, su perseverancia, su mordacidad, su hedonismo, sus capacidades para ser fieles a unos principios, y hasta envidiaba la virtud de poder engendrar la vida de otro ser en sus vientres.

¿Pero que le estaba pasando con, Julia? , volvió a preguntarse. Creía estar convencido de que era completamente diferente al resto en las que había pensado hacía tan solo un rato. La veía tan parecida a él, que le asustaba pensar que ella pudiera pensar en él de la misma manera. Acababa de besar sus labios, y parecía como si su boca le hubiese pertenecido desde siempre. Su mirada, le hacía juicio de complicidad y entrega, y sus manos lo acariciaban como si conociese cada palmo de su piel.

Hasta su mejor amigo de viaje, su corazón, latía a otro ritmo cuando ella estaba cerca. Se trataba de un ritmo desconocido. Un ritmo, alejado del momento por el que simplemente te dejas arrastrar por la lujuria. Era un ritmo, mucho más profundo. Cargado de pasión, pero a la vez sereno…

- Señor, hemos llegado a Zaragoza, gracias por confiar en nosotros y perdone por las molestias. En la ventanilla número cinco de la estación le devolverán el importe de su viaje.-indicó, gentilmente una azafata, despertándolo de un dulce duermevelas.-
- Muchas gracias, señorita.-contestó, Adrián.-, pero no he de perdonarles absolutamente nada. Ha sido uno de los viajes más felices de mi vida, gracias-añadió, con una enorme sonrisa en los labios, que contagió a la empleada…”

Mary dijo...

Es curioso como el "DESTINO" nos da oportunidad de conocer personas y situaciones capaces de dar un giro rotundo a nuestras vidas,personas que crees conocerlas de toda la vida sin haber estado en ella,situaciones que jamas pensarias que vivirias,pero que devemos aceptar y dejar llevar al "DESTINO"las riendas, por que seguro que no se equiboca y es el que estaba escrito para tí.

Adrian,Julia podeis continuar,por favor.

Besos compartidos.

Lola dijo...

“…Estación Intermodal de Zaragoza-Delicias, fin del trayecto. Los pasajeros empezaron a bajarse del tren con ganas de respirar aire fresco y deseos de estirar un poco las piernas. Una estación con más de seiscientos metros de largo comenzó a llenarse de personas, que vistas desde el pasillo superior, parecían hormigas buscando su hormiguero.

Julia bajó un poco mareada y sin orientación, no sabía hacia donde dirigirse para que le devolviesen el importe íntegro del billete. Nadie saldría a su encuentro, aquella persona que tantas veces la esperaba con ganas de besar sus labios se marchó a otro puerto. De la noche a la mañana aquel amor desapareció como por obra de magia, una simple llamada bastó para terminar con una bonita relación que se encendió en una noche de verano.
Eran tantos los recuerdos vividos en aquel apeadero que, sin quererlo, sus lágrimas empezaron a fluir con nostalgia, rabia y dolor.
Comenzó a caminar hacia donde lo hacía todo el mundo. Sacó un pañuelo del bolsillo y secó las saladas gotas que resbalaban por sus mejillas.

- ¿Qué te pasa pequeña?, ¿por qué lloras?- le sorprendió María
- Uy!!! No te esperaba, bajaste tan ligera que te perdí el rastro, pensé que no te volvería a ver-.
- Pues aquí estoy de nuevo, fíjate aparezco a tu lado cuando creo que necesitas hablar con alguien, ¿verdad?- peguntó María pasando el brazo por encima del hombro de Julia.
- Ay, María!!! Son tantas las cosas que me gustaría contarte que necesitaríamos toda una noche…Hoy ha sido un día muy intenso, he vivido emociones muy fuertes, he conocido a personas estupendas, he visto a una amiga que hacía mucho años que no veía y ahora cuando llego aquí parezco encontrarme vacía. No entiendo nada de lo que me está pasando, pensé ser más fuerte, pero la debilidad del alma vuelve a tumbarme.
- No te preocupes cielo, no sé cuáles serán tus planes, pero los míos quedan supeditados a lo que tú quieras. Soy todo oídos para tu voz y el tiempo se parará para poder regalarte ese tiempo que necesitas, ¿quieres?-.
- No sé María, no quiero interrumpir estos días de vacaciones que tienes, me sabe mal robar tu espacio de ocio para contarte mi vida-.
- Te lo digo de corazón Julia, estoy a tu lado y no me moveré hasta que vea una sonrisa sincera en tus labios, vale??-.
- Ufff, apareces en el momento justo cuando creía derrumbarme, si te parece vamos a la oficina de devoluciones y nos vamos a tomar unas cervezas, estoy seca del viaje-.
-Genial, vamos deprisa que no podemos perder el tiempo…”

Mary dijo...

Esta tal Maria me cae de P... madre.

Julia, la verdadera amistad no se mide por el espacio de tiempo compartido con una persona,creo que ha Maria le apetece más una clarita con blanca jajajajaj.

Besos compartidos.

salmorelli dijo...

“…Adrián, contemplando la escena desde la distancia, no se atrevió acercarse hasta ellas. No podía ir de metiche, pensó. Al fin y al cabo, Julia, ya se había despedido de alguna u otra manera de él, sin mostrar un interés desmedido en volverlo a ver. El destino dirá, fue su comentario.

Así pues, evitando cruzarse con ellas, muy a su pesar, renunció a ponerse en la larga cola donde le devolverían el dinero del viaje, y tomando su maleta dio media vuelta para salir de la estación.

Hacía un poco de frío, y el cielo que entoldaba la ciudad de la Pilarica, distaba mucho del azul intenso sevillano al que estaba acostumbrado. Sacó un jersey de su equipaje y se alejó caminando lentamente, sin rumbo aún definido. Atrás dejó la fila de taxis que aguardaba en la puerta de la estación. En esta ocasión lo había dejado todo al azar. Atrás quedaban los viajes perfectamente planificados en los que su secretaria se encargaba de reservar hoteles y restaurantes para él. Había decidido cambiar de vida, y eso significaba también dejarse llevar por los impulsos de cada momento. Se alojaría donde le gustase en el momento que desease y comería en el momento que tuviese hambre y donde se terciara. Lo mismo le daba un restaurante de tres tenedores, que comer un bocadillo sentado en un banco de cualquier parque. No debía haber nada que lo amarrase a ningún sitio ni a nadie, ese era el convencimiento con el que salió de casa.

Pero había una cosa que parecía no poder obviar, ¿por qué lloraba, Julia? ¿Y que más daba?-volvía a preguntarse, maldiciendo su contradictoria postura.- Dio marcha atrás y volvió a entrar en la estación, para dirigirse hacia la ventanilla de devoluciones.

En un abrir y cerrar de ojos, los rostros conocidos que habían acompañado su ajetreado viaje, se habían esfumado, y a su vez a Julia y María, parecía que se las había tragado la tierra. Recorrió con paso decidido todas las dependencias y bares de la estación, pero ni rastro de ella. (Las cosas no se deben pensar tanto…-pensó, moviendo negativamente la cabeza y a punto de perder sus ojos en el rastreo del lugar.-) Dando una pequeña carrera, con la maleta a rastras, salió de nuevo a la calle. Desde allí, le pareció verlas montar en unos de los primeros taxis, de la fila, pero llegó demasiado tarde para confirmarlo.

Suspiró, y recuperando el aliento después de tanta carrera, volvió a echar a caminar en busca de esas aventuras que presumía, ayudarían a escribir su novela.

Una voz a lo lejos le detuvo gritándole;

- ¡Eh, Señor!
- ¿Le conozco? .-preguntó, Adrián, al llegar el desconocido hasta él.-
- La verdad es que no, pero no pude evitar oírle en la cafetería del tren
- ¿A que se refiere?
- Le daba consejos de inversión a unos jóvenes interpuestos entre nosotros.-indicó, el hombre, dibujando una gran sonrisa en sus labios.-
- ¿Y?
- Pues no se que harían ellos, pero… tome esos consejos al pie de la letra y me he ganado unos miles en cuestión de minutos.
- Vaya, no sabe cuanto me alegro.-contestó, satisfecho, Adrián.-
- ¿Me deja que le invite a una cerveza? , es lo menos…
- ¿Y porque no? No sabe cuanto me alegra que ganara, amigo –volvió a repetir, vanidoso de su profesionalidad …”

susi dijo...

LAS COSAS NO SE DEBEN PENSAR TANTO,Y MENOS SI SON COSAS DEL AMORRR........me gusta.

Mary dijo...

VISTO Y NO VISTO¡!

¿SU NOVELA?, CREO QUE TODOS TENEMOS ALGUNA NOVELA POR ESCRIBIR.

BESOS COMPARTIDOS.

Mary dijo...

Salmorelli,Lola

¿ os acordais de esto?

...Vanidoso de su prfesionalidad,yyyyyyyyyyyyyy?,venga yaaaaaaaa¡!

:O)

Mary dijo...

A la señora concejala...procure usted si es tan amable que la proxima vez que decida empezar un relato de estas caracteristicas es decir a duo con su querido MAESTRO,no le coincida con sus que haceres laborales puesto que una servidora no esta preparada para semejantes parones en este DESTINO....jolines con la CONCEJALA,no piense usted que se va a quedar inmune a este parón,esto tiene una sanción y con intereses es decir,una vez pasadas las fiestas de Jubileos usted me tendra que indemnizar con 4 capitulos seguidos y sus correspondientes seguimientos de su MAESTRO (pagan justos por pecadores,lo siento Tomás),y ya veremos si no cobro daños morales.

Bueno lo dicho,que te pongas las pilitas pronto GUAPAAAAAAAAA¡!

Besitos compartidos.

Lola dijo...

Después de una larga tregua, comenzamos de nuevo el "Destino", espero que os acordéis de la historia...

Un besazo

Lola dijo...

“…Al salir de la estación una lluvia suave, pero persistente caía del cielo gris de Zaragoza. Paño de nubes oscuras teñían la capital maña, donde la melancolía vagabundeaba por las calles del centro haciendo del camino hacia El Pilar un sendero de niebla.

Julia, que ya se había olvidado de aquellas lágrimas que surcaron su rostro al llegar al apeadero, miraba fijamente cada rincón y azulejo que llenaban de historia aquella ciudad salpicada de palacios y conventos. Pudo leer en uno de ellos “Muy noble, Muy leal, Muy heroica, Muy Benéfica, Siempre Heroica e Inmortal”, eran los títulos que Zaragoza se ganó a pulso tras el asedio de las tropas napoleónicas.

Caminaban las dos amigas sin mediar palabra, iban embelesada cada una en sus pensamientos, hasta que repente se toparon con una cervecería. Aquel lugar lleno de encanto hizo que María y Julia se interesasen en entrar y descubrir lo que su interior escondía. En la puerta un letrero de forja señalaba que habían pasado más de dos siglos por delante de ella. El serrín del suelo y la historia en sus paredes, llenas de parches, invitaban a hacer un viaje a través del tiempo. No había taburetes, sólo una gran estancia con originales grifos, que ya no estaban en uso. Una legendaria trastienda daba profundidad al pequeño habitáculo, acompañaba de una vieja chimenea que en día de intenso frío aún se seguía encendiendo para proporcionar calor a los clientes.

Se inmiscuyeron hasta el corto final del lugar y en dos tablas puesta de forma de escuadra se sentaron y respiraron profundamente anunciando agotamiento de un viaje largo lleno de peripecias y aventuras.

-Dos cervezas por favor!!!- gritó desesperadamente Julia.
-¿Tubo, caña, tercio, botellín, jarra, pinta, mediana, quinto…?- preguntó el camarero de forma irónica viendo la necesidad de la joven de llevarse a su garganta algo frío-.
-¿Cómo?, ¿tantos tipos de vasos tenéis?- sonrío Julia mirando a su compañera encogiéndose de hombros sin saber cuál sería la mejor-.

María comenzó a dar carcajadas al ver la cara de preocupación de Julia, y el camarero, un tipo delgado con pelo canoso y fiel amigo de una tiza que pintaba sus patillas, guiñó a María para que siguiera el juego.

-Usted dirá señorita, ¿en que recipiente le pongo la ansiada cerveza?

Julia, que no se lo pensó dos veces, dijo de forma rotunda -ponga el vaso más grande que tenga usted en esta taberna, me muero de sed y durará poco entre mis manos, no puedo más y a la simpática de mi amiga le pones otro igual- sonrío de forma pícara al mirar hacia atrás…”

BARCELONA, (NO LO OLVIDES) dijo...

GRACIAS A DIOS,LOLA GRACIAS A DIOS¡!...TE DAS CUENTA QUE ERES LA UNICA QUE PARA EL DESTINO A TU ANTOJO?????...ESPERO QUE AHORA ESTAS DOS NO COJAN UNA PEA DEL 15 Y TENGAMOS OTRO PARÓN, ANDA¡!DILE A ESTAS DOS QUE MIREN ASU ALRREDEDOR HABER SI ENCUENTRAN A ALGUIEN CONOCIDO Y PODEMOS SEGUIR, ANDA GUAPA NO NOS HAGAS ESPERAR MÁSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS.

Un rebeso chulaaaaaaaaaaaaaa¡!

:O)

Edurne dijo...

Ando yo queriendo hacer un encuentro en Zaragoza (por eso del mitad del camino entre donosti y Barcelona)y me lo dejas pintadito ahí en una cervezería que bueno,vale pues sigan con la historia,no se vayan a enfriar otra vez ehhh????
Besos de los que tu sabes guapa

susi dijo...

HOMBRE SI LO SE TE PONGO EL COMENTARIO ANTES GRACIAS GUAPA Y VENGA,VENGA NO TE ME ENFRIES...

Edurne dijo...

Bueno,digo yo que si el maestro del despiste no pasa por aquí puedes pasarle la txanda ¿noooo? es que la cosa va perdiendo encanto.

Besos

salmorelli dijo...

“… Tras discernir sobre algunos de los entresijos de la bolsa con aquél desconocido, aunque ya poco le entusiasmaban el asunto mucho más allá que entablar una entretenida conversación sobre las finanzas que mueven al mundo , Adrián, desde la barra, se percató con alegría de la presencia de Julia y de Mari, en el mismo local.

Serían casualidades del destino, como Julia, predijo o cuestiones del azar, pero aquella coincidencia le iluminó la mirada hasta hacerlo sonreír.

- perdona un momento amigo.-indicó a su acompañante, que ensimismado le planteaba la posibilidad de que subieran los valores de una petrolera sudamericana.- ¡Camarero! –Gritó, en medio del barullo reinante en la taberna.-
- Un momentito, caballero…no ve que estoy ocupado.-contestó, el empleado sin levantar la mirada de la cuenta que ajustaba con precaución a un grupo de estudiantes que pretendían timarlo con el número de cañas tomadas.-
- Bien, cuando usted pueda.
- ¿Quieres otra caña? –preguntó, el azaroso inversor, extrañado de que acababan de ser atendidos.-
- No, que va, es que… quiero invitar a unas amigas.-contestó, levantando su mano para llamar la atención de ambas.-
- Vaya, ¿amigas de las finanzas también?
- No hombre, a ver si cree que todo lo me rodea está mezclado con el dólar.-contestó, riendo.-Las conocí en el tren, ¿no le suena la cara de alguna de ellas?
- La verdad es que no. Ya sabe que me moví más bien poco del conche de la cafetería.
- A ver, perdone el caballero, pero no podía distraerme con las cuentas de esos muchachos. El más tonto es capaz de coger el traspaso de la Pilarica.-dijo, el camarero, interviniendo en la conversación.-
- Esta juventud.-exclamó, Adrián.- vera quiero que invite a unas cañas a las damas que están allí al fondo…
- Vaya, vaya…recién llegado y ya intentando ligar, ¿eh? –bromeó el veterano camarero.- Los tiempos han cambiado, caballero.-añadió, agarrado al tirador de cerveza.- Ahora, son ellas las que invitan, ¿no se ha enterado?
- Está usted, muy puesto por lo que veo.
- Hombre, ya a mi edad no es que…, pero ya sabe trabajando detrás de una barra uno vez muchas cositas…, y como le digo. Puede usted ahorrarse la invitación.
- De momento, haré el gasto. Soy así de romántico.-contestó, Adrián, sacando su billetera y guiñando un ojo al camarero.-

La algarabía de la taberna, había impedido aún que sus dos amigas lo viesen.

- ¿Se las llevó? –preguntó solicito y socarrón el camarero.-
- Ya se lo dije, soy un romántico.-contestó, arrebatándole las cañas de la mano, ante la perpleja mirada de su acompañante.-
- ¿Y tú que mira? , vamos…sígueme…”

BARCELONA, (NO LO OLVIDES) dijo...

Pues eso...pues siguele¡!

Besitos compartidos :O)

susi dijo...

COMO SE ENROLLA CON EL CAMARERO VENGA YA Y ACERCATE HOMBRE......UUUUYYYY esto va muy lento....

Edurne dijo...

Te ha traicionado el subconciente narrador numero dos,no es Mary es Maria (que con una ya nos vale eh??)Venga hombre no tardeis tanto...
Besos

BARCELONA, (NO LO OLVIDES) dijo...

Edurne hombre no seas así jajajajj, posiblemente en el cafe que compartierón Adrián y Maria en la cafeteria del tren tomarón confianza y ahora la llama Mari,con más confi ¿no?....jajajaj,muy bueno Edurne.

Besitos :O)

Lola dijo...

“… Pienso que un sueño parecido no volverá más
Y me pintaba las manos y la cara de azul…

Comenzó a sonar en aquel añejo lugar la canción de los Gipsy Kings que tanto le gustaba a Julia. Llegó hasta sus oídos y sin dudarlo un momento dejó de hablar con su amiga María y comenzó a tararearla.

- Me gusta mucho esta canción compi, perdona que te deje con la palabra en la boca, pero es que cuando la escucho no puedo evitar pensar en cosas buenas y llenarme de vida-
- Pues si te llena de vida no dudes en dejarme plantada la palabra todas las veces que hagan falta, ¿entendido?- Sonrió María al ver la cara de felicidad que ponía Julia al cantarla.
- Gracias guapísima, eres todo un encanto- guiñó y siguió entonando aquellas párrafos que se sabía.

La gente se agolpaba en la puerta refugiándose de la intensa lluvia que caía. Empezó de forma tímida, pero en pocos segundos se había empleado con fuerzas sobre aquella ciudad. La pequeña taberna se llenaba cada vez más y el ambiente comenzaba a cargarse, tanto que casi uno de los clientes se sentó encima de María. Sin quererlo, aquel señor de mediana edad, tropezó con un cubo que estaba puesto a modo de cenicero y tras dar unos traspiés vino a pararse justo al lado de las chicas.

- Perdonen señoritas, pero con tanta gente no me di cuenta del recipiente y casi me siento con vosotras- se disculpó sacudiéndose la manga de la chaqueta
- No se preocupe, son cosas que suelen pasar cuando la multitud se hace latente, nosotras estamos aquí sentadas y creo que nos pasará en mas de una ocasión- le restó importancia María
- Gracias chicas, ya me veía encima vuestra y si eso hubiera ocurrido la vergüenza me saldría por los siete costados- carcajeó aquel señor fruto de los nervios que, en esos momentos, le corrían por dentro
- De nada hombre, tranquilícese y continúe con su peña de amigos que aún se siguen riendo de lo ocurrido- bromeó Julia

Se dio media vuelta y estaban todos flojos de risa contemplando aquella escena que le había regalado el más tímido de todos cuando se disponía ir al baño.

- Son todos muy graciosos, ya verás cuando los coja. Bueno chicas un placer haberme tropezado para así tener la oportunidad de hablar con vosotras- sonrió y siguió su camino.

- ¿Hacen falta dos cervezas en esta esquinita?- dijo Adrián justo en frente de María y Julia, con voz alegre, deseando de ver las caras de sorpresa que ambas pondrían al ver de nuevo su cara…”

Edurne dijo...

Ya Barcelona (no lo olvides)joé con el nombrecito nena,entonces a Julia ¿como acabará llamandola?eh? eh?y además es un soso...están en Zaragoza y les saca cerveza???un
buen somontano o uno de esos que rascan de Campo de Borja HOMBRE POR FAVOR¡!...hayyy.

Un besico maño

BARCELONA, (NO LO OLVIDES) dijo...

Por poquito ni se ven,vamos que dos lineas mas corto el capitulo y nos quedamos con las cervezas en la mano...YA OS VALEEEEEE¡!

Edurne,el nombrecito pues eso para que NO LO OLVIDEN.

Besitos compartidos:O)

LUCE dijo...

jajaja estaba leyendo y era como que ya sabia lo que iba a pasar..porque sera? supongo que al partir de ahora todo lo que vaya pasando será una sorpresa asi que Salmorelli y Lola no dejeis de sorprendernos que esto está emocionante jeje..ya teneis dos fans mas! un besazo

Pat dijo...

ya estoy enganchada ...!!!

vaya vaya como está la cosa... Salmorelli y Lola no os freneis... queremos saber q pasa con esas cevecitas...


besitos .

salmorelli dijo...

“…Pero, Adrián, aunque se encontró con una cordial bienvenida, más por parte de María que de Julia, advirtió que parecía no ser el momento indicado para reencontrarse con ella. Quizás, Julia, no se refirió a un destino tan inminente, sino que más bien, podría haber considerado que aquella aventura de la estación no debía condicionar su futuro. Al fin y al cabo, terminaba de salir de una relación bastante complicada y tortuosa, y no sentía la necesidad, ni las más mínimas ganas de iniciar una nueva andadura, y máxime con un recién llegado a su vida.

Adrián, no encontraba en su mirada esa misma sensación que al él parecía atraerlo hacia ella. ¿O tal vez sí? Quizás fuera pronto para juzgar aquella sensaciones, y tampoco ella tenía que ser como él. ¿Cómo él? , ¿Pero de que quería convencerse? Adrián, había sido un mujeriego toda su vida, y uno de sus problemas era que se enamoraba en cuestión de segundos de una cautivadora mirada, de una sonrisa, de un gesto…

- Adrián, ¿Qué se te ha comido la lengua el gato? –preguntó riendo, María, al ver que se había quedado con la mirada perdida en los carteles que decoraban la taberna, mientras ellas intentaban hacer hueco en la mesa para ellos.-

Recuperado de la pequeña laguna del momento, Adrián, sonrió de nuevo dejándose arrastrar por las risas de unas y de otros. (Venga hombre a estas alturas…)-pensó, para recuperarse.- Pero no habían transcurridos más de unos tres minutos cuando desde la puerta de la taberna, una mujer, hacía aspavientos, llamando la atención de la concurrencia.

- Perdona, Adrián, ¿No es a ti a quién llama aquella chica? –preguntó, María, señalando a la inquieta rubia, que saltaba entre el gentío.-
- ¡Dios! Lo que me faltaba.-exclamó en voz baja.- Sí, María, se trata de una amiga que conocí éste verano.-
- ¡Adrián! No puedo creerlo, ¿pero que haces tu en Zaragoza? –preguntó la chica, alcanzando al fin la mesa, y sin mediar mayor saludo con el resto de contertulios.-

Adrián, tragó saliva. Edurne, que era su nombre, se había convertido en un rollete de verano en las últimas semanas que pasó en Tarifa, de vacaciones. Una chica guapa, divertida, apasionada, de buena familia, pero con la azotea algo mal alicatada y de la que le costó trabajo deshacerse, tras plantearle en menos de diez dias que quería casarse con él.

- ¡Que alegría! ¿Son tu familia? ¿Tus hermanas, tal vez? Tus hermanas mayores quiero decir -Preguntó, de manera acelerada, alargando la mano para saludarlas y plantando a continuación, un divertido beso en los labios de Adrián, sin darle tiempo a reaccionar.-

Ante aquella rocambolesca escena, Julia, pareció sentir cierto cosquilleo en su barriga que no terminó de gustarle. Aunque nada le unía a Adrián, más que el momento apasionado en el banco de una estación de tren perdida en los Campos de Castilla, la llegada de aquella rubita le provocaba un malestar añadido a su ya dañado estado de ánimos…”

Edurne dijo...

Vaya,un nuevo personaje,me dá que no va a dejar indiferente a nadie
porque guapa,pasional, alocada y por lo que veo tambien sarcástica ya me cae bien,a ver si estos dos espabilan.Por favor no os libreis muy rápido de la rubia loca que puede dar juego.... jajaja...

Salmorelli...vaya jugada,a ver que hace Julia,hayyyyyyy,el destino

Saludos Pat y Luce

Besos

melek dijo...

ja,ja,ja, seguro que esa Edurne dara bastante juego, porque mira que es mala la miss universo.
Un abrazo

susi dijo...

....Que guay me gusta ,esa rubia llamada Edurne dara mucho de que hablar jijijiji

susi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lola dijo...

“-Encantada chicas, mi nombre es Edurne, soy decoradora de espacios vacíos de contenido y pintora de sueños inalcanzables, como veis mi profesión es algo surrealista, pero es lo que me gusta y es a lo que me dedico- Concluyó con un guiño y sin dar tiempo a respuestas pidió una cerveza.

Todos quedaron perplejos al escuchar aquellas palabras dichas tan rápidas. Aquella chica rubia terminó todas las conversaciones empezadas y centró el punto de atención de aquel lugar, no había más atractivo que observar las peripecias de una rubia atractiva que no paraba de charlar y moverse a lo largo del estrecho mostrador riéndose de todo.

-¿Queréis tomar algo?- preguntó mirándolos a todos de un plumazo

- No, no te preocupes Edurne, tenemos los vasos llenos, Adrián acaba de invitarnos- contestó María que era la que estaba un poco menos pensativa de todos, porque Julia seguía sin entender que es lo que le había pasado con la llegada de aquella chica.

Adrián, fijo en uno de los barriles que decoraban la taberna, sintió como si el ruido desapareciese y sintiera soledad en aquel lugar colmado de personas de lo más variopintas. Tampoco daba crédito de lo que estaba sucediendo, no entendía el desasosiego por llegar hasta Julia y ahora que la tenía cerca aparece Edurne y desmonta toda la historia que su mente y corazón habían creado.

-¿Qué sucede?, ¿os ha comido la lengua el gato? venga, venga!!! que corra la alegría que al mal tiempo buena cara. No podéis tener esas caras de pocos amigos en un día tan bonito pasado por agua ¡¡¡me encanta que llueva!!! ¿Y a vosotros?- dijo gritando debido al jaleo que había montado

- Está bien chica, si quieres charla tendrás toda la que quieras, en eso no hay quien me gane, pero te pediría que dejaras de moverte de un lugar a otro porque me estás poniendo los nervios de punta- añadió María un poco alterada fruto de la situación.

Se levantó para irse a la barra con ella y dejó el sitio a Adrián consideró que, por las caras que ambos tenían, necesitaban hablar de lo que estaba ocurriendo…”

Edurne dijo...

Me alegra que participen los demás personajes y no se centre tanto en los dos principales,le dá más movimiento al relato,por otro lado la rubia me había parecido bastante esnob,sin embargo creo que tiene mucho fondo (es lo que tienen las rubias,que nos pensamos que son tontas)CUIDADINNNN con María,que se las trae...

Besos

LUCE dijo...

jajaja la que se va a armar aqui!que alguien le de un relajante a Edurne para que pare quieta jajaja..esto se pone interesante,a ver que es lo que hablan Julia y Adrian..quedamos a la espera

Pat dijo...

Uy esta Edurne creo q va a ser un poquito cargante en esa tarde de cervecitas y lo q parecia una tarde tranquila de charlas veremos como termina.
A la espera de ver como avanza esta historia llena de sorpresas, parones y personajes nuevos...
estoy con luce y con maria q pare quieta edurneeee jajajajajajaja.
saludos y bs.

Edurne dijo...

A ver por favor,que no todo el mundo tiene que ser un muermo delante de una cerveza...que Edurne no pareeeeeeeee si no se quedaran dormidos ¿no veis que fuera está lloviendo y parece que va a seguir haciendolo?...pues eso...

Desde luego Mary...ya te vale¡!

Besitos Maria

salmorelli dijo...

“…Corbacho, que no sólo parecía ser un oportunista en el mundo de las finanzas sino que también parecía irle a la zaga en asuntos de faldas, siguió los pasos de María, hasta adelantarla para ser el primero en acompañar a la exuberante rubia en la barra, levantando las envidias del respetable.

Al fin, Adrián, respiró hondo y levantó su jarra de cerveza buscando sin mucha convicción la complicidad de Julia para con el brindis. Pero, ésta con tierna sonrisa acompañó el gesto con un guiño de ojos.

- Vaya, el destino, lucha por unirnos…-comentó, Julia, dando un pequeño sorbo a la cerveza.-
- Eso parece.-aseveró, Adrián, si poder dejar de mirar su boca.-
- ¿Y la rubia?
- Verás…perdona…jamás pensé que pudiera encontrarme con Edurne, en este viaje…
- ¡Adrián! –exclamó, en voz baja intentando llamar su atención.-
- Lo último que hubiera querido en la vida es que apareciera en estos momentos…
- ¡Adrián! , oye. Escúchame .-volvió a indicar, Julia, queriendo evitar las justificaciones de su acompañante.-
- Sí, perdona…
- Que no tienes que darme explicaciones, ¿Qué te pasa?
- Eso quisiera yo saber.
- ¿Es por lo de la estación? –preguntó, Julia, agarrando su mano sobre la mesa, mientras María, no quitaba ojo desde la barra, y Corbacho, bromeaba bobaliconamente con Edurne.-
- La verdad es que me es difícil hablar contigo de este tema.-contestó, Adrián.-
- Pues somos mayorcitos, bueno unos más que otras, pero en fin, se podría decir que somos dos personas maduras.-dijo, bromeando.-
- No te rías de los ancianos.-contestó, Adrián, riendo.- Verás, Julia, a ver si nos entendemos…-añadió, suspirando.-
- ¡Venga! ¡Venga! Mover vuestros pompis, que ya tengo solucionado el tema de vuestros alojamientos.-intervino, Edurne, destrozando el mágico momento que los había aislado en una conversación ajena al griterío de la gente, mientras, detrás de ella, María, se mordía el labio enrabietada.- Tengo, un amigo. Borja, que es director de un hotel en pleno centro, así que apurar las birras, que nos vamos.
- Lo siento, Edur.., Edurne era tu nombre ¿verdad? –preguntó , Julia.-
- La mismita que ganó el concurso de belleza de la facultad. Aunque tú también eres monilla, no te creas.
- Gracias. Mira, lo que quiero decirte es que cada cual tiene sus planes desde que llegamos a éste destino, así que no es cuestión…
- ¿Te asusta la idea de cambiar tu destino? –preguntó, interviniendo Adrián.-
- ¿A mí? ¿no será a otra persona a quién asustan ciertas circunstancias…? –replicó, Julia, ante la media sonrisa de María.- A ver super guapa. ¿Dónde está ese hotel? –preguntó, Julia, incorporándose.-
- ¡Guay! , verás lo bien que lo vamos a pasar.-contestó, Edurne, acercándose a ella.- pero te digo una cosita, yo no cargo con el mochuelo ese casposo que se me acercó a la barra, ni muerta, chica.-…”

Pat dijo...

bueno, bueno, bueno... ahora todos para el hotel jajajajajaja, la q se va liar.. aysss qué les deparará el futuro... o como no... el destino...

bs.

Edurne dijo...

JAJAJAJA...JAJAJ qué bueno,éste relato desde el viaje a Barcelona a
dado un giro (como diría el sindicalista ese)coperquiniano,va a ser...¿romantico? y divertido,bueno,bueno...hmmmm...un asesinato de por medio y el no va mmás...jajaja,el hotel del amigo de la rubia sería un sitio estupendo,hala no tardeis mucho
narradores (o estoy pensando en Agatha Christie?)
Besos

LUCE dijo...

jajajaja el casposo dejarlo en la taberna eee? que ese se va detras de la rubia!!
eee Mary has cumplido tu palabra de no escribir en toda la semana, esperamos verte por aqui la semana que viene dando tus opiniones..venga animo Lola y Salmorelli que nos teneis intrigados..un beso

melek dijo...

Todos juntos en el hotel, la que se va a liar......Edurne chica un poquito prepotente no? Vaya con el nuevo personajillo.
Un abrazo

Edurne dijo...

¿PERSONAJILLO???? PORQUE???ES QUE NO ES POLITICAMENTE CORRECTA Y HACE LO QUE LE VIENE!!!pero tiene buen corazón,nadie ha deparado que ya tiene solucionado el tema del alojamiento,jejeje...¿quién será su colega el del hotel?...¡otro personaje!!!¿no veis lo bien que le ha venido al relato EDURNE?
Querid@s comentaristas,si seguis buscando a Edurne me vais a encontrar...jajaja...a míííí!!!

MUXUS

asun dijo...

Hola Salmorelli,que bien encontraros de nuevo por el Destrino,,Besitos Lola, cosita dulce,ya estoy afinando mis palmas,,,,,Vaya elemento esa tal edurne, parece comer rabos de lagartija, y como controla las cosas, si no le atais un poco corto,hara que la Virgen del Pilar emigre hacia Sevilla,Que lianta la personajilla Seguro que en hotel la lia gorda ...espero impaciente nuevos acontecimientos MUXUS FAMILY

melek dijo...

Cuidado Asun, que a alguien no le ha gustado lo de personajillo,es que te estoy buscando pero no te encuentro, estás muy lejos xata....Tú buscas algo, tú comportamiento no politicamente correcto, eso es un poco de peloteo.....Besazo Enorme

asun dijo...

hola melek ,a mi el nuevo personaje me encanta,la dera vidilla a este relato que para mi gusto estaba demasiado rosa, es cañero y eso me gusta,,No entiendo del todo tu comentario chata ,,,,,me lo esplique ,,Muxus

Edurne dijo...

No entiendo lo que quieres decir Melek o igual no me lo dices a mí y por eso no lo entiendo,por otro lado si es el comportamiento politicamente correcto(que yo no tengo)peloteo... pues sí,tú lo dices mejor que yo.La rubia del relato no cae bien al resto de personajes(escepto al casposo claro)y tampoco a vosotr@s,pues vale me parece bien a mí me cae muy bien y tambien me parece bien.

Saludos.
Venga va besos tambien

melek dijo...

No Edurne a mi me encantas tú.....Y tú fuiste un poco la causante de que apareciera un personaje nuevo,que seguro que dará vidilla a lo parado que estaba el relato, este personaje intenta caer bien, e intenta hacerlo, dando ayuda a los demás y por eso no acaba de caer bien a según que lector, pero a parte de eso tú eres genial y lo único que he hecho era chintarte un poquito, je,je,ej. Un besazo enorme

Edurne dijo...

Vale Melek,es que no había entendido el comentario,de verdad y no se de qué Edurne hablabas,yo comento sólo de Edurne la rubia que como sabes no se parece a mí, bueno quizá en que las dos hablamos rápido y somos buena gente
(¿a que sí?)Bueno guapa sigue chinchando,es que me habías pillado con la batería baja.

Besos para tod@s

Mary dijo...

ahí madre que pasa aqui?...tranquilitos con la rubia que vereis que en el momento menos pensado esto da un giro que nos quedamos todos lelos, eso si, por favor al casposo mandarlo a poner una vela al PILAR haber si le hace un apañico jajaaj,...Salmorelli,Lola a lo vuestro que esto esta GENIAL.

Luce,Pat, me alegro mucho de veros por aqui,¿os comente que mi colega tiene un blog que no tiene desperdicio?,¿no?,madre mia que fallo...salmorelli.blogspot.com

Besitos para todos:O)

Lola dijo...

“… El agua parecía dar una tregua, aunque seguía lloviendo lo hacía con menor intensidad.
La ciudad maña estaba empapada, no había rincón que no estuviese mojado. Las gotitas caían de las hojas de lo árboles como si éstos estuviesen llorando por algo en especial, llenando, aún más, el entorno de melancolía. El frío empezaba a arreciar en aquellas calles del centro donde los transeúntes caminaban deprisa temiendo otro aguacero en cualquier momento.

Julia y todos sus nuevos amigos, esos que por sorpresa se había encontrado cuando creía que la soledad sería su compañera de viaje, ultimaban las cervezas para marcharse hacia ese hotel del que hablaba Edurne.

Estaban todos de pie junto a la barra conversando y compartiendo un poco de biografía, se habían conocido hacía escasas horas y se contaban algo que hasta hora desconocían, sus vidas.

Adrián compartía con Edurne que Corbacho debía de quedarse en la taberna. No tenía intenciones de aguantarlo más, con muchos casos pendientes, la presencia de éste lo único que podía hacer sería entorpecerle, así que se acercó a él y de forma cordial le dijo;

-Ey amigo, ¿tú te quedas aquí?, nosotros ya nos vamos, ahora que parece que la lluvia a cesado un poco cada uno partiremos a nuestro destino- omitió en todo momento que él junto a las chicas se irían al mismo hotel.

Las demás lo escucharon y le siguieron la corriente para que todo pareciese más real, ninguna quería que Corbacho las acompañase es su estancia en Zaragoza.

-Pues la verdad es yo debería de aprovechar e irme también, pero estoy bastante a gusto en este pequeño habitáculo y creo que me tomaré unas cuantas más. Os invito a la última!!!- dijo con la intención de que estuviesen un poco más con él.

-Te lo agradecemos, pero tenemos que irnos, ya son unas cuantas de horas las que llevamos aquí. Necesitamos darnos un baño y descansar un poco. Seguro que nos veremos estos días y así tendremos la posibilidad de pasar más tiempo juntos, vale??- le dijo Adrián a modo de portavoz del grupo

-Como queráis, sinceramente me caéis todos muy bien y me gustaría mantener una amistad, de todas formas toma mi tarjeta por si queréis llamarme y quedar para tomar algo, ok?

-Muchas gracias amigo-, recogió la tarjeta y con un guiño señaló a las chicas que todo estaba solucionado.
Adrián había logrado sus intenciones, ser el único hombre de la reunión.

Después de saldar deudas con el camarero, tomaron sus respectivos equipajes y, en fila india, se fueron para la puerta con la idea te subir a un taxi para que los llevara al hotel del destino…”

Edurne dijo...

OH OH!! Mira que listillo...pobre casposo...jejeje.
No tardeis tanto pofaaaaaaaaa.

Besos

susi dijo...

Vaya con Adrian se a quedado solo con las tres,haber que pasa en el hotel,este es capaz de liarse con las tres menudo.......ME GUSTA EL GIRO QUE A DADO EL DESTINO...besitos.

salmorelli dijo...

“…Las tres chicas y Adrián, salieron a toda prisa de la taberna, antes de que Corbacho, se arrepintiese de la decisión tomada. Y con paso firme se encaminaron a la parada de taxi más cercana.

Hábilmente, y celosa de que existiera algún lazo que uniera íntimamente a su ex con alguna de sus otras compañeras de aventura, Edurne, se agarró al brazo de Adrián, tirando de él para tomar la cabecera de la expedición, mientras que María y Julia, bromeaban sobre su actitud, cuchicheando en voz baja.

Ya montados en el taxi, la rubia, indicó al conductor que los acercase hasta la calle Espoz y Mina, lugar donde estaba ubicado el Hotel Sauce. Un hotel de instalaciones medianas, que conjugaba a la perfección; el sabor añejo de su fachada con las remozadas y modernas habitaciones y salones de su interior.

- Permitidme que os diga…-intervino, Edurne, sentada entre las otras dos chicas, mientras Adrián, intentaba buscar con su mirada, a través del retrovisor, a Julia.- que se trata de un hotelito de dos estrellas…no es a lo que estoy acostumbrada, pero está muy bien ubicado y como os dije el director es intimo, intimo amigo mío.
- No te preocupes, Edurne, solo buscamos un lugar bien situado y limpio.-contestó, María.-
- Fin del trayecto.- anunció, el taxista, que no había pronunciado palabra alguna durante el recorrido al ver como Edurne, no paraba de charlotear sin dejar resquicio a que nadie interviniese.-

salmorelli dijo...

- Buenas tardes. ¿El señor director? –dijo a modo de saludo, Edurne, al recepcionista de turno.-
- Disculpe, señorita no sé…
- ¡Borja! ¡Borja! –gritó, dando la espalda al empleado, al ver a su amigo cruzar el salón.-
- Querida Edurne, que placer más infinito. Fíjate, que no esperaba verte hasta la temporada de esquí.- Contestó, el director, acercándose a ella con una sonrisa de oreja a oreja.- ¿Cómo no me has avisado antes? ¿Y tío Fefe, como está?
- Lo siento, ya sabes que de previsora, nada de nada, Borja… ven que te presento a unos amigos.-añadió, tirando de él hacia el grupo.-
- ¿Cómo que a unos amigos? –preguntó, enfatizando su pregunta, largando hasta el infinito la “s”.-, pero Edurne, esto no es ser previsora por supuesto, pero como se te ocurre. Si estamos completos mujer…
- ¿Completos? Si me dijiste…
- No, tú me dijiste que vendrías acompañada, y por eso reservé las dos últimas habitaciones que tenía disponible. Una con cama de matrimonio y otra bastante amplia…hay si que podríamos poner una tercera cama…-dijo, con disimulo, el director.- ¿pero a ver como os repartís?…”

susi dijo...

Fijate que casualidad.¿ quien dormira en la cama de matrimonio?jijijij me gusta....Nose pero Edurne me parece que nos va asorprender...

Edurne dijo...

JAjajajajajjajajjajajajja...no me digais que no os engancha aquí hasta misterio del bueno,tela con la rubia,de todos modos una compañera de viaje así...mamma mia,
tengo una amiga que es así mismo y me recuerda un montón a que sí Josema?el nombre es bastante más complicado que Edurne.

Hasta mañanaaaa(con lo que eso significa ehhhh!)

Mary dijo...

EDURNEEEEEEEEEEEEEEEE JAJAJAJJAJ,MADRE MIA ¿NO TIENES QUE DECIR NADA DE TIO FEFE? JAJAJAJAJAJAJJ..VENGA VENGA QUE ESTO SE PONE BIEN,AHORA MOMENTO HABITACIÓN, YO DIGO UNA COSA,SI YO FUESE MARIA Y ME TOCA DORMIR CON LA RUBIA LA AHOGOOOOOOOOOOOO JAJAJAJAJAAJJ.

ADRIAN LANZATE YA QUE VUELVES A PERDER EL TREN TE LO DIGO YO JAJAJAJ.

BESITOS PARA TODOS.

Edurne dijo...

¿Tio Fefe?si hombre sí,es mi tio Federico Fellini pero cariñosamente le llamamos Fefe jajajajajajajjajaj....Tomas te voy a mandar un libro de nombres...jajajajaj...que me matas...Mary a ver que nombre le puso al perro tio Fefe...ANIMALICO DE DIOS como decía mi abuela...jaja

Besos

Edurne dijo...

Mary a Maria le pone Adrian un monton,lo que pasa que ella piensa que Julia está por Adrian y se corta...esto es pan comio ya veras,
al final el casposo y Adrian se casan delante del Pilar.

No tardeis,besos

Lola dijo...

“…El silencio, por unos instantes, colapsó la pequeña, pero acogedora recepción.
La pared del fondo parecía un museo, todo lleno de cuadros de diferentes estilos. Pinturas clásicas, surrealistas, acuarelas, carboncillo, etc., llenaban de colorido aquel cuadrado.

Julia miraba detenidamente, a modo de despistada, la firma de aquellas obras de arte. Mientras tanto, los demás quedaron pensativos sin saber el modo de repartirse las dos únicas habitaciones que estaban reservadas.

Adrián, lo tenía claro, era con Julia con la que quería pasar las noches que hicieran falta. No estaba dispuesto a dejar escapar aquella oportunidad que la vida le estaba ofreciendo, y rompiendo el hielo dijo con voz firme y contundente

-Ya lo tengo!!!, sé de la manera que repartiremos las habitaciones, es la única forma posible- dijo intentando de convencer al personal antes de decir cómo.

-¿Y qué has pensado cariño?- contestó rápidamente la rubia del grupo, haciendo un guiño al que meses antes le había regalado noches de pasión

-Bien, por motivos de trabajo, Julia tendrá que compartir habitación conmigo, tenemos asuntos pendientes que tratar a cerca de un negocio y necesitamos de algunos ratos a solas, ¿verdad Julia?- interrogó esperanzado en un sí rotundo de aquella persona que le había llenado de mariposas el estómago.

-¿Cómo????, eso no puede ser, podréis tomaros el tiempo que necesitéis en la sala de reuniones, pero tienes que dormir conmigo- contestó Edurne de manera enfadada -¿no quieres repetir aquellas noches de verano, Adrián?- de forma pícara intentó convencer a Adrián para que cambiara de opinión

-Creo que es necesario que Adrián y yo estemos juntos, necesitamos aclarar muchos temas pendientes, así que, la cosa está bien clara. Cojamos las llaves y dejemos las dichosas maletas en sus sitios correspondientes, estoy cansada del viaje y necesito darme un baño-sentenció Julia.

María, consciente de lo que iba la historia, asintió con la cabeza e intentó llenarse de paciencia porque intuía que más de una disputa tendría con la que sería su compañera de sueños por unos días…”

Mary dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAA DIOS¡¡¡¡¡ VAN A SALTAR CHISPAS...CHISPAS DE FUEGOS ARTIFICIALES Y CHISPAS DE CORTE CIRCUITO,ESTO ESTA DE ALTA TENSION LO MIRES POR DONDE LO MIRES JAJAJJAJJA.....MUY GUAY.

BESITOS COMPARTIDOS:o)

salmorelli dijo...

“…Edurne, que se la llevaban los diablos, se acercó a Adrián, para cuchichearle al oído.

- Eres un maldito cabronazo. Esto no se queda así.-le susurró.-
- Veo que no has cambiado en nada, pero que le vamos hacer…-contestó, Adrián, buscando la mirada de Julia.-
- ¿Vamos? –preguntó, ésta.-
- Vamos, déjame que te ayude.

María, reía para sus adentros al tiempo que pensaba en la suerte que le había tocado con su lote. Tendría que compartir habitación con la insoportable de Edurne, y para colmo con el valor añadido del mal humor que arrastraba ésta.

- Vamos, María, subamos nosotros antes que he quedado para cenar con Borja.-indicó, Edurne, adelantando casi a codazos a Adrián, para tomar posesión del pequeño ascensor en el que no cabían todos.-
- Pase la señora, que parece que tiene demasiada prisa.-contestó, Adrián, haciendo un gesto con su mano al más estilo taurino, que hizo reír a Julia, y enfurecer aún más a la rubia.-

Al montarse ambos en el ascensor, el ambiente que les rodeaba se hizo silencioso. Adrián, sentía acelerar su corazón sin dejar de mirar a la boca de Julia. Ésta, repasaba en décimas de segundos como había llegado hasta aquella situación. Había iniciado un viaje con el que encontrarse de nuevo consigo misma. Un viaje con el que desmarañar sus sentimientos más enrevesados. Y ahora, aunque se había negado en un principio a enredarse en historias nuevas, se veía arrastrada hacia los impulsos que Adrián, le trasmitía. No entendía absolutamente nada. Sólo sabía que deseaba estar con él. Que deseaba besarlo y compartir tiempo con él, pese alo contradictorio que pudiera parecer.

No había explicación, pero sentía que conocía a ese hombre desde siempre. Encontraba en él, en sus palabras y en sus gestos un aliciente que parecía haber perdido en relaciones anteriores. Pero tampoco quería ilusionarse demasiado. Estaba cansada de sufrir por amor, pero tampoco podía cerrar las puertas a su corazón. El tiempo diría si estaba equivocada o no, pero debía intentarlo…”

Mary dijo...

Que cabronazo como esta fastidiando a la rubia jajajajja,madre mia¡!mujer despechada a la vista,cuidadin Julia no bajes la guardia,¿verdad Maria?,por cierto Maria en estos hoteles pequeñitos y acogedores se suelen vivir aventuras muy curiosas y bonitas deja de ser la guardaespaldas de Julia y disfruta del momento,creo que Julia sabe lo que hace.


Besitos compartidos.

Edurne dijo...

Ya verás que al final Adrián se queda a dos velas,ya estoy viendo que Maria se lleva una agradable sorpresa con la rubita y van a ser buenas amigas...jajaja...ojala Julia se pase la noche roncando jajaja recordar que está muuuuuuuyyyy cansada.

Muxuuuuuuuuuuuuuuuus

asun dijo...

¿ES QUE NO VE JULIA QUE ADRIAN ES UN FALDERO? TIENE RAZON EDURNE DE ESTAR DESPECHADA,,NOCHES DE PASION CON ELLA ,AHORA CON JULIA Y BAJO EL MISMO TECHO,,,,LA POBRE VA A PELLIZCAR LOS CRISTALES ,,¿PODRAN ESOS DOS PASAR UNA NOCHE DE PASION? ¿CON ELLA TAN CERCA? ESPERAMOS ACONTECIMIENTOS MUXUS

Pat dijo...

Bueno bueno, veremos q como se encuentran en la habitacíon estos dos romanticones, sabiendo q Edurne está casi enseñando las uñas..
ayyayayyyyyy

saludos y besitossss

angelitos dijo...

dicho y echo Lola ya estoy al dia ,esto se esta poniendo interesante no?

Edurne dijo...

¡¡DIOS MIO NO ME DIGAIS QUE TENIA QUE TRAER UNA CORONA DE TODOS LOS SANTOS A ESTE BLOG!!!¿que pasa?no os acordais de nosotros???
Se me va a olvidar de que va éstooooooooooooo¡!

muxu

Edurne dijo...

Espero que no se os hayan acabado las ideas o que tengais mucho trabajo,porque si no ¡NO OS PERDONO!!!!
Agur

Edurne dijo...

¿Sabeis lo que va a pagar ésta gente de factura?llevan un montón de tiempo alojados sin salir,se van a comer el turrón en Zaragoza fijo que si.
Venga xiquilla que no ze diga hombre,¡ece ceceo!

Mary dijo...

haber Lolita de mi entretela,Salmorelli de mi arma...no podeis tener un poquito de compasión por una enfermita que esta hasta los coj... de reposo,de agua y de pastilleo???...la factura es lo de menos,pero por favor sacarlos de ahiiiiiiiiiii,que me estan entrando los siete males con tanto parón...Lola,hija de mi vida,¿te crees que puedes parar el destino cada vez que quieras?...pues si,ya lo sé, pero un poquito de por favor,que parece que os pongais todos de acuerdo, NO HAY DESTINO,NO HAY PINTOR DE SUEÑOS,NO HAY HOSTERIA...venga ya hombre con tanto timo al consumidor, yo lo tengo muy clarito,como una de estas pastis se me cruce mala mente me pongo en huelga y no dejo ni un puñetero comentario más en ningun sitio...he dicho joe¡!

Sin violencia y de buen rollito:O)

Besitos compartidos

Edurne dijo...

Mary niña,despues de cada pastilla tómate un azucarillo...de buen rollito eh???madre mía que duro lo de los riñones no?.

Besos

Edurne dijo...

Mary ya ves,el buen rollito no vale para nada hay que dar más duro,yo ya estoy preparando los
F-19 del ministerio de la Carma Chacón,DE BUEN ROLLITO EH??¡!

Abrazos muy cariñosos con claveles en la boca.

Edurne dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edurne dijo...

LOOOOOOOOOOOOOOOOLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA,DONDE TE HAS METIDO XIQUILLAAAAA.

UFFFFFF¡!

asun dijo...

SSSSSSSSSSSSSSSSSS LOLA LOLA ; ESTAMOS INVOCANDO A LOLA,,,,,,,,LOLA ,,SI ESTAS POR AQUI MANIFIESTATE ,,,¿ QUE PASA CON ESA NOCHE ,QUE SE NOS VA A HACER DE DIA,, ANDA REINA,QUE ECHE A ANDAR EL DESTINO , ANTES DE QUE A EDUR Y A MARI SE LES PASE EL BUEN ROLLITO ,QUE ENTONCES PUEDE PASAR DE TODO ,,ANIMO GUUUUAPA MUXUS

Pat dijo...

Pero que, que, que pasa....
vamos a darle caña a destino no...?
aysss q nos teneis en ascuas a todos/as... lolaaaa,salmorellii, darnos vidilla otra vez andaaaa.

petonets a tots.

JOSE-MARIA dijo...

Me gusta el blog. Gracias. Y FELIZ ONCE. Es todo un año... pero tiene nombre de suerte, de ilusión de todos los días. De modo que ánimo, a disfrutar... ¡que nos está esperando con sus 365 días enteros!

salmorelli dijo...

“…Su manos, se entrelazaron y sus cuerpos se fundieron en el corto trayecto que el ascensor recorrió hasta llegar a la tercera planta. Anduvieron el pasillo, sin apenas mirarse, sin pronunciar palabra alguna. Tan solo la firmeza de sus manos apretarse, derretidas por el calor de ambos, indicaban que estaban a punto de convertirse en algo más que unos casi recién conocidos.

Al entrar en la habitación, antes de que Julia, tuviera la intención de dirigirse a él. Adrián, rodeo su vientre con ambas manos, juntando con firmeza el pecho contra su espalda. Julia, las agarró, y con suavidad las arrastró con lentitud hacia sus pechos, al tiempo que se aceleraba su respiración y un hilo de voz deseaba gritar lo que sentía al contacto con aquél hombre que tan confusa la tenía. No importaban sus vidas por separado, ni los comienzos titubeantes de su encuentro en la estación. Ni a quienes amaron, ni a quienes amarían. Adrián, la giro hacia él, sujetando con ternura su nuca y la estrecho contra el, llevando sus manos a sus nalgas, mientras Julia, desabrochaba con habilidad y deseo su camisa.

Un inagotable reguero de húmedos besos, acompañaron el desnudar de la pareja hasta que el empresario la tomó en brazos para llevarla hasta la cama. Julia, mordía sus labios sin querer separarse un solo segundo de él, mientras Adrián, acariciaba y acariciaba su cuerpo sin querer dejar de recorrer un solo poro de su cuerpo. Acariciaba sus piernas con firmeza y besaba su cuello buscando perderse en su torso…”

Mary dijo...

Esto progresa despacio pero muy muy adecuadamente.

Un beso compartido.

Edurne dijo...

Vaya vaya...



No tardes Lolaaaaaa.

Besos