lunes, 3 de septiembre de 2012

Dieciséis millones de segundos...






Un segundo, dos, quizás tres...dieciséis millones...más uno, más dos, más tres...

Desde aquel momento colecciono el tiempo que paso a tu lado. Guardo recortes de sonrisas, risas y carcajadas; recuerdos de kilómetros en busca de un castillo, de una casa abandonada y de una historia por contar; adrenalina saltando al vacío y locuras varias (venciendo al miedo...); imágenes de caminos, horizontes y paisajes que sólo las ganas de ver pueden crearlos; ilusión en las pupilas y brillo en la sonrisa; latidos acelerados pasando de 0 a 1.000 en milésimas de segundos; los buenos días a las dos de la tarde y el almuerzo-merienda de un sábado cualquiera...

Nunca me gustaron los números, pero resulta curioso que cada instante desde el primero me llena de felicidad y deseos de seguir sumando... ILY!!!

1+1=2
1+1=2
1+1=2

...y así sucesivamente!!!