miércoles, 16 de febrero de 2011

Bajo la sombra de la cuchara


                                                 Foto: Chema Madoz



Bajo la sombra de la cuchara

cobijó la piel de su alma.
Los afilados dientes velaba
imitando infructuosa calma.

De escaparate siempre su casa,
caretas necias para su cara.
Apariencia que no ocultaba
la infelicidad que profesaba.

Probabilidades de nostalgia
copan tu felicidad añorada.
No seas lo que no sientas,
que la vida se nos escapa.

Desvístete ante la sed de amenaza.
Ámate abrigando tus entrañas.
Que nadie siente añoranza
ante la persona que se engaña.

Ponte ese vestido, el de las mangas largas,
que elegiste para ti ante la decisión tomada.
El espejo concebirá la tranquilidad amada
del que siente lo que es bajo la sombra de nada.