viernes, 14 de agosto de 2009

"Persiguiendo un sueño"

Como cada noche, antes de irse a dormir, volvía a mirar por la pequeña ventana de madera que la llevaba hacia el exterior. Observaba detenidamente cada una de las luces que colgaban del manto eterno o, en su caso, aquellos paños grises que cubrían el infinito anunciando caídas de lágrimas de algún que otro ángel triste.

La suave y cálida brisa recorría cada poro de su piel, era una caricia constante de manos invisibles que llenaban de ternura el momento mágico del anochecer.
Todo era digno de admiración, lámparas naturales, aire artesano y en más de una ocasión era sorprendida por una bandada de aves que le daban las buenas noches y un hasta pronto cuando emprendían el camino de vuelta hacia tierras extrañas. Parecían cometas brillantes unidas por el mismo hilo que en tiempos de estío emigraban con deseos de volver.

Era un ritual que se repetía una y otra vez al llegar el ocaso del día, saboreaba de esa manera la tranquilidad del silencio y se envolvía en las penumbras del azabache cielo.

Una vez colmada sus ansias de libertad se tumbó reposadamente sobre la cama, cerró los ojos de forma pausada y empezó a recordar todo lo acontecido a lo largo de la jornada; desde el soniquete del viejo despertador, al alba, hasta la intensa ducha antes de perseguir el sueño, cosa que últimamente le costaba.
Sus pestañas se balancearon una y otra vez, pero a medida que pasaron los segundos ese movimiento se hizo más y más pesado y mucho más lento, hasta que de forma inesperada el párpado superior quedó reposado sobre su fiel amigo.

No habían pasado treinta minutos, cuando un mal sueño la hizo despertar de forma repentina, su corazón perdió el ritmo de la calma y el pulso bailó al son de los nervios. Un sudor frío surcó toda su frente y su cuerpo excitado salió de la cama a toda prisa para dirigirse al viejo desván, lugar donde guardaba su bien más preciado.

La habitación se encontraba al final de un largo pasillo desembocando en el primero de los veintiocho peldaños que, de forma serpenteante, componían la escalinata de mármol. Casi sin encender la luz y medio desnuda, se dispuso escalera abajo saltando los escalones de dos en dos, no había tiempo que perder, algo le decía que aquello que cuidaba como “oro en paño” corría peligro.

Haciendo un poco de fuerza abrió la puerta, deformada por la humedad, hasta meterse dentro de forma brusca. Encendió la tenue luz que llenaba de protagonismo a las sombras, y buscó entre baúles, trastos, cachivaches y cacharros aquella humilde caja de cartón que protegía, envuelta en paños de algodón, desde su niñez. La tenía desde que unos parientes lejanos, en una de sus usuales visitas, la trajeron llena de galletas y chocolateados bombones, recubiertos de papeles de colores asemejándose a una acuarela. Por fuera mosaicos azules y blancos pintaban todo el cartón, ya desgastados por el paso de los años, pero seguía conservando la misma esencia que le atrajo desde el primer momento.

Su corazón latió fuerte. Tomó la caja entre sus brazos con miles de cuidados y muy despacio se dirigió hacia la ventana principal de la fachada, abrió los grandes portones y se sentó en el suelo.
Sus piernas, separadas por el barrote central del antiguo balcón, se mecían sobre el vacío y de vez en cuando cruzaba los pies, de forma que el roce de uno con otro apartara de su mente la soledad en la que estaba sumergida.

Su comportamiento era el mismo que el de una niña pequeña, pero esta vez las ilusiones no llenaban aquel pequeño recipiente ni la inocencia formaba parte de aquellos redondos ojos acaramelados cuando lanzaban la vista al infinito.

Desde su encuentro con aquella caja de cartón, Isabel había decidido guardar cosas que consideraba importantes. Coleccionaba sonrisas, inocencia y amor, todo gesto de cariño lo almacenaba de forma especial.
Cada vez que se sentía mal, enfadada o triste, abría aquella caja, respiraba profundo y cerrando los ojos su estado de ánimo cambiaba.
No había nadie que la entendiera mejor, la sociedad que la rodeaba estaba llena de incomprensión, odios y envidias, y eso la llevó a depositar en aquel imaginario cajón de sueños todo lo mejor que iba recibiendo.

La pesadilla que la hizo despertar, la llenó de temores y vulnerabilidad. Soñó que le robaban todo lo que, con tanto cariño, había guardado a lo largo de los años. No podía soportar la idea de un corazón sin sueños, de una mente sin aspiraciones y de una vida sin contenido. No encontraba la niña inconformista, con carácter y fuerte de espíritu que siempre fue.

Despertó llorando, el sueño que desde siempre persiguió no aparecía en su vida, no se identificaba con aquella persona que sentada en el andén de la vía veía la vida pasar.
(Relato presentado en el I Encuentro Literario Internacional "Letras de la Posada")

19 comentarios:

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Yo por acá...

Como te dije cuando lo leí, podés pulir la idea de escribir para niñas y niños... Creo que te iría bastante bien, no es cualquiera, hay que tener un arte aparte para ese público y creo que lo lográs.
¡Hacé la prueba!

Espero que el Encuentro haya sido un éxito, se que sí y se que habrán muchos otros más.

Te dejo un fuerte abrazo y un besito.

Cuidate mucho si.
Vaya tela.

sotavento dijo...

Preciosa tu forma de escribir y de expresar lo que sientes, encantador y conmovedor relato, me encantó.

Saludos.

Lola dijo...

Querida AMIGA y periodista Natalia, gracias por tus sinceras y, siempre, agradables palabras.
No sé si conseguiría escribir para niños y niñas, lo considero un público muy delicado al que hay que cuidar mucho, pero nunca se sabe, quizás algún día veas libros infantiles cuya autora sea tu amiga Lola, jajaja!!!

Espero tener noticias tuyas cuando llegues a tu nuevo destino. Buen viaje y sonríe a la vida, merecemos ser felices.

Cuidate mucho y disfruta. Besos y abrazos desde la ciudad de los sueños...

Lola dijo...

Sotavento, gracias mil por tu comentario. Me agrada que te haya gustado, seguiré escribiendo para toda persona que quiera sentir la desnudez de mi alma...

Un beso

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

lo persigo todo el tiempo, por ahora se me escapa...

Lola dijo...

Cuando el sueño por alcanzar no es material cuesta mucho mantenerlo, pero hay que luchar para encontrarse con un mismo y saborear el logro...

Un saludo

Ex Anónima dijo...

"una vez tuve una pesadilla... que se cumplían todos mis sueños". Esa frase de Maitena siempre me pareció la de una eterna insatisfecha... hoy me doy cuenta de que, muy al contrario, es la frase de quien espera nunca agotar las esperanzas, expectativas, sueños o lo que sean...

pueden robarte tu caja de los recuerdos, pero si te roban los sueños... estás perdida... te lo dice una insomne compulsiva que trabaja de noche y se muere de sueño...

Manuel García dijo...

Dios no te hubiera dado la capacidad de soñar sin darte también la posibilidad de convertir tus sueños en realidad. Héctor Tassinari
Me encanta lo de la puerta y la humedad, es un detalle de pintora.

salvadorpliego dijo...

Sabes meter al lector en tus letras. Excelente cuento.

Un fuerte abrazo.

mertxy dijo...

CUANDO LO ESCUCHÉ EN LA POSADA ME ENCANTÓ Y AHORA QUE LO RELEO MÁS SI CABE, TESORO NUNCA HAY QUE DEJAR DE SOÑAR...NUUNCA NI SIQUIERA VIENDO EL REFLEJO EN EL ESPEJO GRIS...
MIL BESITOS DE AGUA
MERCHY

Lola dijo...

Ex anónima; la frase es maestra, si se cumplen todos tus sueños te quedas sin nada por lo que luchar. Es mágino tener ilusiones y nuevos horizontes.
Gracias por tus palabras. Un beso

Manuel García; me alegra verte en este pequeño rincón. Una frase buenísima Héctor T. Ya espero con impaciencia que Mary me envíe tus escritos, disfrutaré mucho con ellos, ya en el Encuentro me dejaste un poco enganchada...
Un beso de la pintora de letras, jajaja.

Salvador; muchas gracias por esta visita. Es una satisfacción para mi que alguien que escribe tan bien como tú le guste lo que hago. Un saludo grande

Mertxy; querida amiga y gran poeta, nunca dejaré de hacerlo aunque en algunas ocasiones me cueste perseguirlo. Espero y deseo que estés bien, gracias mil y mil besos...

mari dijo...

SOLO EL TITULO YA ES ESPECIAL...TE QUEDO PRECIOSO,COMO TODO LO QUE PUBLICAS...¿SABES? YO PERSIGO MUCHOS SUEÑOS Y ESA NOCHE TERMINO LA PERSECUCIÓN DE UNO DE ELLOS TU ESTABAS EN ESE SUEÑO Y LO CONSEGUI.

GRACIAS DE TODO CORAZÓN,¿SABES? AUN NO ME LO CREO.

UN BESAZO ENORME,MI NIÑA.

Lola dijo...

Hola madrina, especial eres TÚ y TU FAMILIA, que ahora por suerte es la mia. Gracias por todas tus palabras, por escucharme (hábito que en esta sociedad se está perdiendo), por darme la oportunidad de conocerte, gracias...
¿Sabes? echaba de menos un comentario tuyo en esta entrada, ahora ya estoy tranquila y podré poblicar el siguiente,jajaja.

Un besazo enorme para todos, cuídense y sigamos persiguiendo sueños...

Alma Mateos Taborda dijo...

Bellísimo, muy buen trabajo! Felicitaciones! Un abrazo

Lola dijo...

Gracias Alma, es un placer contar con un comentario tuyo. Bienvenida a este sencillo blog.

Un salado y dulce saludo

Jorge Ángel Aussel dijo...

Me gustó tu forma de escribir. Sólo quería que supieras eso.

Te envío mis saludos!

Ángel Poético

Angus dijo...

Un verdadero placer leer algo tan bueno. Me ha encantado. :)

Lola dijo...

Jorge Ángel, me alegro de que te gustara. Gracias por decírmelo y gracias por tu visita.
Es muy interesante tu "Ángel Poético".

Un abrazo

Lola dijo...

Angus, también es un placer leerte, menudo partido de futbol y gran mensaje el que dejas.
Gracias por tu comentario.

Saludos