martes, 7 de abril de 2009

Cera quemada


Otro Lunes Santo, todo pasa y todo llega o viceversa. Ya quemé la cera que me concedieron para alumbrarte en tu traslado al sepulcro, ya recorrí las callejuelas de Sevilla abriéndote paso entre la muchedumbre, ya desaté el cíngulo y desabroché la túnica que me puse para llenar de luto cada rincón de esta tierra mariana, ya recé por los intolerantes y los hipócritas, ya pedí por los humildes y los corazones buenos, ya terminé mi estación de penitencia, pasó y amaneció un nuevo día. Un día lleno de color y aroma a incienso para que otros hermanos te acompañen en tu caminar, en tu agonía y en tu muerte, con otras túnicas diferentes, con itinerarios distintos y flores nuevas, pero quemarán esa cera que te ilumina el rostro, asemejando las lágrimas de tu pueblo, pueblo indignado por la incomprensión de aquellos que te juzgaron injustamente.


Lloramos por las injusticias de aquel tiempo, pero no por las de ahora, resulta curioso derramar lágrimas por lo acontecido hace casi dos mil años, ese no es el camino. Hay que demostrar el Cristianismo caminando para que no se vuelva a repetir esa dura muerte, que nadie muera por las injusticias, lloremos si hiciese falta para salvar a ese Jesús que un día expiró por ser incomprendido.
Incomprensión, esa es la palabra, después de muchos años no ha desaparecido, son demasiados los que siguen sin saber el verdadero mensaje. Sigue latente esa palabra dudosa, la que no sabe diferenciar la verdad de la mentira, lo bueno de lo malo o simplemente lo material de lo humano.


AMOR, la única misión encomendada, ni más ni menos. Es una palabra mágica, con ella todo se alcanza, no busquemos grandes milagros en baúles deteriorados, no quememos cera quemada, no.
Renovemos cada día las vestiduras del alma, empecemos a regalar cariño, sonrisas y ternura, dejemos colgado en le armario el odio, la envidia y la maldad.
Encendamos un cirio nuevo cada mañana y andemos el camino más corto, el que te llena de felicidad, el que te acaricia el corazón, el del AMOR.

5 comentarios:

mari dijo...

Pero siempre existira la "INCOMPRENSIÓN".

Precioso,lo que escribes.

Un besazo.

javi dijo...

MUY BONITO LOLA UN BESO Y UN ABRAZO MUY FUERTE.

Lola dijo...

Muchas gracias a ambos. Simplemente es la realidad, o por lo menos a mí me lo parece.

Besos y abrazos

AdP dijo...

El mensaje es claro. El problema es que hay una institución más preocupada de su propia supervivencia y de la búsqueda de poder que de asumir ese mensaje y transmitirlo.

Saludos

Lola dijo...

Hola AdP, bienvenido a este blog.
Llevas razón, mucho teoría y muy poca práctica, el poder por encima de todo y del mensaje nos olvidamos. Es triste, pero es la realidad.
Considero que cada persona, desde su parcela correspondiente, debe intentar ser un poco más humilde y amar por encima de todo, y el que no quiera ver el objetivo que siga entreteniéndose en tonterías.

Un saludo